Selecciona Edición
Iniciar sesión

Alex de la Iglesia deja la Academia de Cine por su desacuerdo con la 'ley Sinde'

El director presentará su dimisión como presidente de la institución al día siguiente de la gala de los Goya.- La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, dice que no se siente responsable y que espera que "reconsidere la dimisión"

Lo dejó caer ayer a través de un mensaje de la red social Twitter tras conocer el pacto del Senado entre el PSOE y el PP para suavizar la conocida como ley Sinde . "Me temo que es la única opción" advirtió en respuesta a un internauta que le decía: "Tío, si de verdad te ofende la ley Sinde a por ello, ninguno tenemos el impacto mediático que tienes tú". Tras una noche de buen descanso y una profunda reflexión, Alex de la Iglesia ha tomado esta mañana una decisión definitiva: presentará su dimisión como presidente de la Academia de Cine el próximo 14 de febrero, al día siguiente de la celebración de la gala de los premios Goya, que este año cumple su 25 aniversario. Al enterarse de la decisión, la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha asegurado que no se considera "responsabe" de la dimisión. "Confío en que reconsidere la dimisión y siga trabajando por la Academia", ha asegurado la ministra desde Pamplona en unas declaraciones recogidas por la agencia Efe.

"Lo mejor hubiera sido empezar de cero. Es una ley muy impopular. Enfrentar a creadores con la Red es el mayor de los errores. Llevo meses intentando conseguir un consenso entre todos y no hemos sido escuchados por los políticos. Esta ley no es la solución". Estas declaraciones fueron realizadas anoche tras el anuncio del pacto del Gobierno con el Partido Popular y Convergencia i Unió para presentar una enmienda conjunta a la norma antidescargas que descafeína de alguna manera la propuesta anterior del Ministerio de Cultura. Alex de la Iglesia fue elegido presidente de la Academia de Cine el 21 de junio de 2009, en una terna junto a la también realizadora Iciar Bollain y el director de producción Emilio Pina. "Ha llegado el momento de pasar a la acción, de implicarse y colaborar para que el cine español tenga la imagen", declaró entonces.

Alex de la Iglesia se ha implicado desde el principio de manera radical en la solución de los problemas generados por la llamada ley Sinde. Ha buscado consensos con los internautas, que rechazaban de plano el texto, y con el resto de los sectores de la industria. Desde que la ley fuera rechazada en el Congreso de los Diputados, el todavía presidente de la Academia de Cine dedicó buena parte de su tiempo en defender a los autores, pero siempre buscando la opinión de los que estaban enfrente. "La falta de comunicación e información nos lleva al desencuentro", advertía entonces De la Iglesia quien dijo haber aprendido que hay muchas formas de afrontar el problema. Buscando ese consenso, el cineasta convocó a internautas en la sede de la Academia a finales del año pasado, además de al presidente de la Federación de Productores Audiovisuales de España (FAPAE), Pedro Pérez. Ha pasado horas y horas en el twitter defendiendo su postura y dialogando con los internautas.

"Terminaré lo que he empezado", advertía esta mañana temprano Alex de la Iglesia a este periódico refiriéndose a la gran celebración de la gala de los premios Goya en la que tanto esfuerzo y dedicación ha empeñado. Por primera vez, la ceremonia de estos premios se celebrará en el Teatro Real de Madrid con un gran espectáculo de luces, grandes alfombras rojas y, sobre todo, con la participación de los ciudadanos a través de unas pantallas gigantes que se instalarán en la Puerta del Sol.

Siempre entusiasta y luchador, el presidente de la Academia ha puesto mucho empeño personal en esta gran fiesta que quiere convertir en un espectáculo de proyección internacional. Ya el año pasado, en su estreno como presidente de la Academia en los Goya, consiguió que Pedro Almodóvar, autoexcluido de la institución desde hacía cinco años, que se presentara por sorpresa ante todos sus compañeros, y también que la pareja estrella del cine español Javier Bardem y Penélope Cruz accediera a sentarse unida con las cámaras como testigo. Pero no solo eso. De la Iglesia descubrió su habilidad política y su arte para intentar poner paz en el sector del cine español con un discurso elogiado por todos.