Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo mirar a través de un lápiz

El español Gabi Campanario elabora noticias combinándolas con dibujos rápidos en Seattle.- Ha organizado un blog colectivo con 100 corresponsales urbanos que ilustran el mundo

Gabi Campanario ve el mundo de una manera peculiar. A mitad de una comida, suelta el tenedor y saca una moleskine y una pluma de alguno de los muchos bolsillos de su chaqueta. Unos rápidos trazos se convierten en dos comensales que conversan frente a una bandeja. Él mira así, con los dedos manchados de las acuarelas con las que embadurna las líneas (si procede), la cabeza oscilando entre la libreta y los sujetos de la historia, los ojos rápidos calculando proporciones. Es cuestión de minutos. Luego, una rúbrica, una fecha y el sitio. Una instantánea de un tiempo y un lugar que se pliega en el cuaderno negro en cuanto se ha secado y regresa a su bolsillo. O no. Campanario es un periodista catalán que ha transitado por la vida como ilustrador en periódicos españoles y estadounidenses, hasta llegar a lo que hoy hace: periodismo con sus trazos en un cuaderno. En su blog The Seattle Sketcher y, desde hace poco más de un año, con su bitácora ycolumna semanal en The Seattle Times recupera su vocación. Además de dibujar, escribe. "Al llegar a la ciudad, en el autobús, cuando salía con la familia, iba siempre con el cuaderno. Propuse hacer el blog y ha tenido mucho éxito".

Antes de la fotografía, los periódicos se ilustraban con dibujos, una costumbre que ha perdurado en algunos juicios donde no pueden entrar cámaras. "Antiguamente los dibujantes iban a cubrir eventos informativos", dice Campanario, "intento recuperar esa tradición. Vivimos rodeados de tantas máquinas que nos olvidamos del valor que tiene el apunte rápido, que es una visión personal que llega y que es interesante y única". También periodística. El día de los Veteranos, Campanario contó la historia de un ex soldado de Vietnam que dibujaba gratis a soldados muertos en Irak y Afganistán. Cuando se acercaban las nevadas a Seattle, fue a visitar las máquinas quitanieves. Y así.

Cuando no existía la fotografía, aquellos dibujantes-periodistas a los que se refiere Campanario, no tenían más público que el de los lectores de diarios. Hoy, Internet ha puesto en contacto a otros cronistas de tinta y cuaderno. Cien dibujantes cuentan el día a día de decenas de ciudades en Urban Sketchers, un blog colectivo, ideado por él, en el que lo mismo descubres una estación de metro en Dubai que una felicitación navideña desde Alemania. Y tiene su correspondiente sucursal española que lo mismo viaja a Trafalgar que a un café de Madrid. Un río de instantes. "Capturamos los momentos del día a día. Ofrecemos esa visión personal e irrepetible, un dibujo no se puede hacer dos veces. Saldrá diferente, la emoción se transmite a la pluma..."