La Gran Vía se acerca a Broadway con 'Los Miserables'

El mítico musical se estrena en el Teatro Lope de Vega de la capital con una nueva versión para su 25º aniversario

JORDI MINGUELL Madrid 17 NOV 2010 - 20:28 CET

STAGE ENTERTAINMENT ESPAÑA

"Hay tanta ira en el país, es como lava de un volcán. ¿Quién puede liderar el batallón? ¿Quién va a llamar a la rebelión?" canta uno de los personajes en el noveno cuadro del primer acto de Los Miserables. Unos versos que en la España del paro crónico y el mileurismo puede que resuenen con eco pero que en el Teatro Lope de Vega de Madrid harán a buen seguro las delicias de los amantes del género musical con mayúsculas.

Porque el centenario de la Gran Vía es también el 25º aniversario de esta obra que vuelve a la capital con una escenografía espectacular, un elenco de prestigiosos profesionales y una historia, adaptada libremente de la obra homónima del escritor francés Victor Hugo, que ha sido traducida a 21 idiomas, representada en 43.000 funciones y disfrutada por más de 55 millones de espectadores. El musical de los musicales llega, por fin, al Broadway español.

Gestada a principios de los años ochenta en Francia por el músico Claude Michel Schönberg y el letrista Alain Boubill, desarrollada por el empresario teatral londinense Cameron Mackintosh y estrenada en el Barbican de Londres en 1985, Los miserables se convirtió desde su estreno en una de las piedras angulares del género musical. Schönberg y Boubill vieron el potencial del género después de asistir a una función de Jesucristo Superstar y encontraron en la obra de Víctor Hugo la historia que necesitaban para llegar a todo tipo de públicos. Mackintosh , entonces productor de Cats, recogió el proyecto y dos años más tarde entregó al público londinense su espectacular adaptación de la obra. Hoy, Los miserables es la producción que más tiempo ha estado en cartel en Londres con 7.602 funciones y su franquicia ha hecho que llegue a 41 países en 21 idiomas.

¿El secreto? Una escenografía que pone sobre el escenario desde un barco de esclavos hasta una barricada pasado por un prostíbulo o las cloacas del París llegando a juntar, entre reparto y equipo de producción, unas 120 personas por función. O, también, una serie de temas que ya forman parte del capital cultural de varias generaciones como el On my own entonado por el malogrado personaje de Éponine o, el I dream a dream que le dio fama televisiva a la británica Susan Boyle o el Do you hear the people sing? que acompaña el clímax revolucionario de la obra. Aunque, sin duda, el gancho de esta obra se encuentra en su historia: el periplo en dos actos de Jean Valjean. Un hombre sobrevive en plena Revolución Francesa a pesar de la coyuntura económica, sus serios problemas con la ley y su idea romántica de la justicia.

La producción que se presenta en Madrid, en 1992 ya se estrenó una versión en el Teatro Nuevo Apolo con Carlos Marín del grupo Il Divo al frente, presenta varias novedades con respecto a las montadas en otros países. En primer lugar el característico escenario giratorio que se podía ver en Londres o en Nueva York ha sido sustituido por plataformas móviles que acompañadas de una serie de proyecciones a tres bandas logrando igualar, e incluso superar en algunos cuadros, el montaje original. El vestuario, compuesto por 392 trajes, también ha sufrido cambios para ajustarse al paso de los tiempos y en la nueva traducción Jean Valjean ya no es el preso número 24601. Ahora es el 23623 para facilitar la rima.

La obra se estrena el jueves 18 de noviembre y se representará hasta julio de 2011 en el Tetro Lope de Vega de Madrid.

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana