Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El hobbit' se queda en Nueva Zelanda

El primer ministro neozelandés anuncia un acuerdo con Warner para que el rodaje de la superproducción se quede en el país

La adaptación al cine de El Hobbit, la novela de J.R.R. Tolkien, es uno de los proyectos cinematográficos que más expectación ha levantado en los últimos años. No termina de arrancar, pero poco a poco va salvando los escollos. El último, tras un par de semanas tensas por un conflicto con el sindicato de actores, el anuncio hecho anoche por el primer ministro neozelandés, John Key, de que el rodaje de las dos películas de El Hobbit (una producción de 486 millones de euros) se llevará a cabo en Nueva Zelanda tras llegar a un acuerdo con la productora Warner.

El anuncio ha sido hecho por el primer ministro neozelandés, John Key, tras una reunión en la que el Gobierno se ha compremetido a introducir cambios en la legislación laboral, principal escollo para que la productora mantuviera el rodaje de la película en Nueva Zelanda. Los estudios Warner estaban preocupados por la presión de los sindicatos que querían renegociar las condiciones laborales de los actores locales y se planteaba rodar la película en otro país (Escocia e Irlanda ya estaban tanteando a Warner para llevar el rodaje a sus verdes paisajes).

"Estoy encantado de haber alcanzado este resultado, hacer dos películas de El Hobbit aquí no sólo asegurará el trabajo de miles de neozelandeses sino también repetirá el éxito de la trilogía de El señor de los anillos y promoverá de nuevo Nueva Zelanda en el escenario mundial", ha dicho Key. El gobierno se ha comprometido a presentar la nueva legislación al parlamento mañana para aclarar que los actores neozelandeses están vinculados a contratistas independientes y no a Warner. La nueva legislación evitará la presión de los sindicatos, quienes generaron un grave enfrentamiento con la productora al intentar renegociar las condiciones laborales de los actores locales y hacer que Warner llegara a plantearse filmar la película en otro país.

"Haremos que la ley en este punto dé a productoras como Warner la confianza que necesitan para hacer sus películas en este país", ha dicho el primer ministro. El acuerdo incluye una deducción de impuestos especial para Warner que puede llegar a generar 7,5 millones de dólares (5,4 millones de euros) más para la productora, una cifra que variará en función del éxito de la película. El gobierno neozelandés financiará con 10 millones de dólares (7,2 millones de euros) los costes de mercadotecnia de las películas como parte de la "asociación estratégica a largo plazo" acordada con la productora para promover Nueva Zelanda como lugar de producción cinematográfica y como destino turístico, ha dicho Key.

Beneficios económicos y turísticos

Desde el triunfo de público, crítica, premios (ganó 17 Oscar) y taquilla de la trilogía de El señor de los anillos, rodada íntegramente en Nueva Zelanda por el director neozelandés Peter Jackson, la idea de rodar El Hobbit, que cuenta la historia de como Bilbo Bolsón encuentra el anillo único, ha estado siempre presente. Tras superar problemas económicos y organizativos (Peter Jackson, que al principio iba a ser sólo productor, dirigirá ambas películas tras salir del proyecto el director mexicano Guillermo del Toro), el rodaje se llevará a cabo en 2011 y la primera parte se estrenará en 2012.

El acuerdo alcanzado concreta asimismo que uno de los estrenos mundiales de las dos entregas con que contará El Hobbit se hará en Nueva Zelanda. La saga firmada por Jackson inyectó entonces unos 188 millones de euros a la economía de Nueva Zelanda. Miles de turistas de todo el mundo han visitado desde entonces Nueva Zelanda atraídos por los paisajes que recrean las historias de la Tierra Media de J.R.R. Tolkien.

Parte del reparto de las películas ya está confirmado. El actor británico Martin Freeman (The office) será el joven Bilbo Bolsón, el papel que en la trilogía de El señor de los anillos interpretó Ian Holm. Sylvester McCoy será el mago Radagast el Pardo y Richard Armitage el enano Thorin. Y se espera que repitan actores como Cate Blanchett (Galadriel), Hugo Wewaving (Elrond), Andy Serkis (Gollum) o Ian McKellen (Gandalf).