Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Talento a fuego lento

Luis Berdejo presenta en el Festival de Sitges 'La otra hija', su ópera prima protagonizada por Ivana Baquero y Kevin Costner

Decepción es la dura palabra con la que la crítica se ha referido a la ópera primera de Luís Berdejo. La otra hija se presentó ayer en el Festival Internacional de Cinema Fantástic de Sitges con inusitada expectación al tratarse de la primera película, en Hollywood y protagonizada por Kevin Costner, de un realizador donostiarra que maravilló con dos cortometrajes: La guerra y For(r)est in the desert. Un día después de la presentación, mientras Sitges es golpeada por una violenta tormenta, Luís Berdejo habla sobre la recepción de la película, saber esperar y sobre no tomarse las cosas demasiado en serio.

"Cuando haga mi película buena, lo sabréis", comenta preguntado sobre las frías, congeladas, críticas que ha levantado La otra hija. Una película de género protagonizada por Ivana Baquero y Kevin Costner que en Estados Unidos ha salido directamente en DVD y que en España se estrena el viernes 15 de octubre. "Es una película con padres divorciados, niños y bosque. De las de toda la vida", se defiende. "De las que sabes lo que va a pasar", añade. Y que la crítica tenía muchas expectativas puestas en un realizador que con tan solo dos cortos logró construir una voz propia a la hora de contar historias. El ataque ha sido feroz.

"Creo que la gente se tendría que quedar con que es mi primera película, y mi primera película con Kevin Costner". Una producción en la que se puede ver la personal visión de un director en un final visualmente brillante y en la que se percibe una sana voluntad de aprendizaje. "He hecho mi máster en realización. En Hollywood." Por ello, y antes de dejarse llevar por los mil demonios de la decepción, habría que creer en un joven realizador que en 2007 se fue a Estados Unidos con la intención de hacer cine y que aprovechó su oportunidad para aprender las técnicas, de un arte y de una industria, que en España se le resistía. Allí vive, en Santa Mónica, donde pasea junto al mar y escribe guiones. Esperando el momento para hacer lo que quiere. Como quiere.