Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Alexandre fallece en Madrid a los 92 años

Era uno de los grandes actores de reparto en el cine y teatro de las últimas siete décadas

El actor Manuel Alexandre, durante una entrevista en 2007. ULY MARTÍN

Manuel Alexandre iba a cumplir el próximo 11 de noviembre 93 años. El actor ha fallecido hoy a las 7.30 en el Hospital San Camilo, donde estaba ingresado en la planta séptima desde hacía semanas a causa de un deterioro generalizado en su estado de salud. Está previsto que su capilla ardiente se instale mañana de 10.00 a 17.00 en el Teatro Español de la madrileña plaza de Santa Ana, uno de los teatros en los que debutó como actor en los años cuarenta del pasado siglo. Desde allí, el féretro se trasladará al crematorio del cementerio de la Almudena, donde será incinerado.

Nacido en Madrid, abandonó los estudios de Derecho y aparejador, para convertirse en actor, mientras que los estudios de periodismo los tuvo que abandonar al estallar la guerra civil española. Durante su etapa universitaria asistió a clases de declamación en el Real Conservatorio de Madrid, con la famosa Carmen Seco, teniendo como compañeros a Fernando Fernán-Gómez, desde entonces íntimo amigo suyo, y Rafael Alonso, con quienes intervino en funciones del TEU. Esa fue su gran base para posteriormente ejercer en las últimas siete décadas su oficio, en el que se convirtió en uno de los grandes actores de reparto de la televisión y del cine español, donde trabajó en más de 300 películas, así como en un conocido y popular intérprete de teatro participando en centenares de funciones.

Manuel Alejandre Abarca cambió la letra jota de su apellido por una equis, "a lo mejor por el afrancesamiento", decía ayer su sobrino Paco, quien junto con Nines, su mujer, han estado especialmente pendientes de él estos últimos tiempos de precaria salud, al igual que su colega Alvaro de Luna, con quien mantuvo una larguísima, inquebrantable y profunda amistad sólo rota por la muerte del anciano actor.

"Lo que más me ha gustado a mí de siempre son las mujeres y los percebes", dijo en varias ocasiones este actor que comenzó su carrera profesional en los durísimos años cuarenta. En la gran pantalla debutó en 1947 con Dos cuentos para dos, de Luis Lucia. Posteriormente, interpretó un pequeño papel en Bienvenido, Mister Marshall (1950), de Luis García Berlanga, con el que trabajaría en otras películas suyas, como Calabuch (1956), Plácido (1961) por cuyo trabajo recibe el Premio Nacional , El verdugo (1963) donde era el ejecutado al que prácticamente no se le ve, o El secreto de papá (1959). Asimismo, Alexandre formó parte del reparto de Calle Mayor (1956), de Juan Antonio Bardem. Su carrera cinematográfica prosiguió con títulos como Atraco a las tres (1962), de José María Forqué, e Historias de la televisión (1965), de José Luis Sáenz de Heredia.

Durante las primeras décadas de la democracia fue uno de los rostros habituales en el cine más comercial, pero a partir de finales de los años ochenta colaboró asiduamente y retomó la colaboración con directores tan destacados como José Luis Cuerda, Francisco Regueiro, Berlanga, José Luis García Sánchez o Manolo Gutiérrez Aragón.

De 'Los ladrones van a la oficina' a 'Siete vidas'

En televisión participó en diversas producciones televisivas, como en Fortunata y Jacinta,Los ladrones van a la oficina, Siete vidas, La petición de mano o La venganza de don Mendo. Su última intervención en este medio fue un portentoso trabajo en el que interpretaba al general golpista Francisco Franco, jefe de estado español durante cuatro décadas, en la mini serie 20-N de Roberto Bodegas.

Entre sus grandes éxitos en los escenarios cabe destacar su interpretación en My Fair Lady (1983), Luces de bohemia (1984) y Madre Coraje y sus hijos (1986). Alexandre recibió numerosos premios a lo largo de su vida, entre ellos el Premio Nacional por su trabajo en Plácido, el Premio de la Crítica Cinematográfica, el de la Unión de Actores, por el conjunto de su carrera, y el Goya honorífico.

Al margen de su actividad como actor Alexandre era muy aficionado a la pintura y a la literatura y participó durante años en la tertulia La juventud creadora del Café Gijón de Madrid, que con los años se convirtió en su tertulia de íntimos amigos donde mientras pudo desplazarse iba a conversar a la caída de la tarde.