Mario Vargas Llosa y el cine

La prolífica relación entre el nuevo premio Nobel de literatura y el séptimo arte

MANUEL CUÉLLAR Madrid 7 OCT 2010 - 19:32 CET

Los primeros encuentros de Mario Vargas Llosa con el séptimo arte fueron tal vez traumáticos. Él mismo lo ha dicho: "Mi madre me ha contado que las primeras veces que iba al cine era difícil que terminara la película porque nada más apagarse la luz me ponía a llorar y entonces tenían que sacarme de la sala". Poco podía imaginar aquel niño pequeño que más tarde varias de sus novelas serían llevadas a la gran pantalla. Y no sólo eso, también que tendría alguna aventura detrás de las cámaras.

Una de las primeras adaptaciones que se conocen de la obra de Mario Vargas Llosa es la película mexicana Cachorros, dirigida por Jorge Fons en 1972 con guión del propio Fons y Eduardo Luján basado en la novela homónima del nuevo Premio Nobel de Literatura.

La relación del escritor con las películas se sale fuera de lo habitual. "Con el cine me pasa algo curioso. Normalmente en el cine suelen gustarme cosas que en la literatura detesto, como por ejemplo el western y me pasa lo mismo con las películas policíacas", declaró Vargas Llosa durante una entrevista concedida a los organizadores del festival de cine de Lima.

Fue en 1975 cuando Pantaleón y las Visitadoras (mira aquí fotos del rodaje) propició que el escritor peruano a emprendiera una aventura detrás y delante de las cámaras. Codirigida con José María Gutiérrez Santos y protagonizada por José Sacristán la cinta basada en la novela también contenía un cameo del propio Vargas Llosa y fue su primer y último acercamiento al cine como profesional y tras el rodaje afirmó: "No sé si seguiré haciendo películas. Vamos a ver, primero, que pasa con esta, que resultó más complicada y larga de lo previsto, pero muy interesante, desde luego".

No parece que Vargas Llosa la considerara una mala película. Dice el escritor que una mala película puede divertirle, cosa que no podría conseguir una mala novela. Puede sentarse delante de una cinta mediocre y pasarlo bien, pero cierra sin dudarlo un libro que considere no tiene la calidad suficiente.

Francisco J. Lombardi 10 años más tarde, en 1985 llevó a la gran pantalla La ciudad y los perros en una adaptación para el cine de José Watanabe. Un año después, en una producción rusa el director Sebastián Alarcón rodó también esta novela bajo el nombre de Yaguar.

La llegada a Hollywood de Mario Vargas Llosa fue con su novela La tía Julia y el escribidor, que protagonizo un preMatrix Keanu Reeves a las órdenes de Jon Amiel y con Barbara Hershey, Peter Falk como compañeros de reparto bajo el título de Tune in tomorrow. La película pasó sin pena ni gloria pero obtuvo, al menos, críticas que ensalzaban lo divertido y el humor de la novela de Vargas Llosa.

La fiesta del chivo ha sido la última novela de Vargas Llosa que ha llegado a la pantalla en 2005 dirigida por Luis Llosa que también firmaba el guión junto a Augusto Cavada. Isabella Rossellini y Juan Diego Botto encabezaban el cartel de este filme que fue alabado por el propio escritor.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El núcleo duro del exilio cubano clama contra Obama

Luis Posada Carriles se une a unos dos centenares de anticastristas en Miami para denunciar la “traición” de la normalización de las relaciones con Cuba

“El combate no termina aquí”

Después de tres años, la exmujer de un gobernador mexicano, se reencuentra con sus hijos

“Quiero volver a ser el mejor”

Iker Casillas suma su partido 700 con el Real Madrid y advierte de que ha recuperado la motivación tras una mala temporada

Ramos gana la guerra brava

El central sevillano, galardonado con el Balón de Oro al mejor jugador del torneo, marcó una vez más un gol decisivo para el Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana