Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pareja con música de fondo

Babelia se adelanta a la publicación del nuevo libro de Nick Hornby y te ofrece en exclusiva un capítulo de Juliet, desnuda

Se conocieron cuando ambos habían sobrepasado ampliamente la treintena, en una ciudad de la costa de Inglaterra. Se enrollaron una noche y luego terminaron pagando la hipoteca a medias. No tenían tantas cosas en común pero en ese pueblo perdido, donde ya no veranean ni los obreros británicos, no era tan mala solución compartir techo y música.

Annie trabaja en un destartalado museo y Duncan es profesor, un tipo de esos que se resisten a crecer, fanático de un cantante americano, (desaparecido del panorama musical) hace años, hasta el extremo de volar de Inglaterra a Minneapolis para visitar los aseos del club, en el que estuvo su héroe antes de largarse de los escenarios o colocarse frente a la casa de la modelo que lo abandono, lo que dio lugar a uno de sus temas más despiadados. Las redes virtuales, la música entendida como una forma de vida y la crisis de una pareja que se aproxima a la barrera de los cincuenta años centran Juliet, desnuda (Anagrama ) de Nick Hornby (Maidenhead, 1957).

La novela se mueve entre el amor y la música, los dos temas que borda este sólido escritor británico. Dulce y amarga a la vez, Juliet, desnuda muestra al mejor Hornby, al tipo descreído que en su día escribió Alta fidelidad y cómo ha ido madurando. Cargada de ironía, la novela tiene capítulos memorables como el diálogo que sostiene el fracasado Dylan y su hijo pequeño, en un supermercado mientras preparan la llegada a la ciudad de otra de las hijas del músico a la que apenas conoce. Como en otras novelas de este escritor, Hornby consigue trasportarnos al mundo que describe con total sentimiento.