Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Ana Juan, Premio Nacional de Ilustración 2010

La artista valenciana ha ilustrado 16 portadas para 'The New Yorker' y es colaboradora habitual de EL PAÍS

La ilustradora Ana Juan (Valencia, 1961) ha sido galardonada por el Ministerio de Cultura con el Premio Nacional de Ilustración. La artista, que es colaboradora habitual de EL PAÍS, ha expresado su "sorpresa" por este reconocimiento, así como la importancia del galardón en un momento de mucho "trabajo". "Estaba fuera de casa y cuando he vuelto me he encontrado con el correo del Ministerio informándome de todo el chaparrón", ha indicado por teléfono desde su casa en Madrid.

Sus ilustraciones, que viajan desde las creaciones fantásticas hasta lo naif, han sido publicadas en medios impresos como las revistas estadounidenses Time (dos ilustraciones) o The New Yorker (16 portadas). "Uno de los trabajos que más recuerdo fue sobre la guerra de Irak para The New Yorker. Fue un encargo al que le tengo especial cariño porque tuve poco tiempo y el resultado fue bueno. Ya sabes cómo es el trabajo en la prensa que te llaman de un día para otro y tienes que resolver en cuestión de horas".

Ana Juan explica que se encuentra dedicada"sobre todo a los libros. Acabo de terminar uno de literatura infantil para Estados Unidos, mi segundo como autora, que se titula The pet shop revolution". Y añade que sus referencias a la hora de crear van desde "Piero della Francesca pasando por todos los pre rafaelistas".

Para la artista las nuevas plataformas digitales no acabarán con los libros de papel. "Siempre seguirán existiendo" ha señalado, "ahora, si el libro electrónico ayuda a la difusión creo que será un buen complemento y aportará una gran ventaja, pero no creo que sean una competencia".

Licenciada en Bellas artes, Ana Juan recuerda con gratitud sus comienzos en la revista Madriz, en los años ochenta,donde tuvo la primera oportunidad de trabajar, así como los tres meses que pasó en Japón, becada por una editorial: "Fue una de las etapas más emocionantes de mi vida".

El premio, que nació con el objetivo de reconocer y distinguir el conjunto de la labor realizada por un ilustrador español en el ámbito del libro y la literatura, está dotado con 20.000 euros. Después de este reconocimiento ¿Qué sigue? "Seguir trabajando", afirma, "seguir dibujando". Seguir creando un mundo imaginario y lleno de esnoñaciones, donde, como ha afirmado, mejor se siente.