Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Tuits' de Rastro

El último premio de Novela Negra Ciudad de Getafe está escrito con 'tuits'. Sin embargo su autor jamás ha tecleado uno

"Queridos amigos de Twitter, esta mañana en el Rastro ha aparecido un cadáver disecado. Yo de niño viví en ese infame lugar".

Esto es un tuit, pero también es el comienzo de No hay perro que viva tanto, la obra ganadora del XIV premio de Novela Negra ciudad de Getafe. Todo el libro está compuesto por tuits, mensajes cortos que se publican en la red Twitter. Su autor, Francisco Balbuena (Jaén, 1966), no tiene perfil en Twitter y nunca ha tuiteado.

¿Puede una novela negra, ambientada en el Rastro madrileño, seducir al lector con un formato tan fragmentario como son los mensajes de Twitter, escuetos, un tanto fríos y, en general, prosaicos? El jurado, presidido por Lorenzo Silva, no tuvo ninguna duda. "Escribir una novela con un límite de 140 caracteres y manteniendo el estilo directo y un tanto impersonal de Twitter, a priori, podría provocar rechazo, pero este recurso formal sirve para todo lo contrario. Funciona y engancha porque, ante todo, está muy bien escrita".

"En realidad los tuits no son otra cosa que un diálogo interior, una melopea íntima"

"El universo de Twitter brinda al escritor maneras muy novedosas de expresarse, con una estructura narrativa que abre nuevos horizontes"

Si hacemos caso de la opinión de Silva, una novela hecha de tuits es capaz de reflejar a la perfección el ambiente castizo de Madrid, de describir a los personajes con gran profundidad y de embaucar al lector manteniendo la intriga. Era lo que pretendía su autor, que ya tenía pensado escribir una novela policíaca con el Rastro como protagonista, pero que no quería que se pareciera formalmente al resto de libros de crímenes.

Pregunta: ¿Cómo se le ocurrió escribir una novela únicamente con tuits?

Balbuena: Siempre me ha interesado el mundo de las redes sociales. Decidí escribir una novela castiza sobre Madrid y me pareció que emplear un lenguaje novedoso como el de Twitter funcionaría muy bien como contraste. Quería oponer dos mundos tan dispares como el arcaico y antiguo del Rastro con el moderno de los tuits.

P: ¿Le resultó complicado adaptar el estilo de la novela a la rigidez que implica Twitter, 140 caracteres, lenguaje directo y escueto, poco descriptivo ...?

B: Desde el principio era consciente de la dificultad, de que tenía que solventar todos esos detalles técnicos. Además hay que tener en cuenta que el lector está acostumbrado al texto largo, "aterciopelado", envolvente y no a un estilo formal tan breve y conciso como el de Twitter. Además, no hay que olvidar otras exigencias como la narración en presente, con la dificultad añadida de que es el protagonista de la novela el que va contando la historia en primera persona. Sin embargo, sí me he tomado alguna licencia, como la de omitir abreviaturas y dotar a las palabras de un estilo menos escueto y un poco más literario que el habitual en Twitter.

P: Si algo destaca en sus novelas es el crisol de personajes que se pasean por ellas y su profundidad, algo que también ha resaltado Lorenzo Silva de esta última. ¿Ha sido complicado lograrlo sólo a través de tuits?

B: En realidad los tuits no son otra cosa que un diálogo interior, una melopea íntima. A través de los mensajes cada personaje describe lo que ve y cómo se siente. Así se pueden ir moldeando los personajes.

P: Resulta extraño que habiendo escrito este tipo de novela usted no tenga Twitter, ni perfil en Facebook o escriba un blog, ¿por qué?

B:Básicamente es una cuestión de tiempo, no tengo. Sin embargo, sí me interesa ese mundo y estoy en contacto con expertos en el tema. También sigo la lista de las 100 mejores páginas de Twitter en castellano y me parecen muy interesantes y divertidas. Mis amigos me animan a que me abra un perfil en Facebook pero yo les contesto que si al menos se pudiera ligar a través de Facebook....

Balbuena se confiesa y admite que en un principio sí utilizó las redes sociales, precisamente para encontrar pareja "de manera seria. Pero como ví que ese camino no me conducía a nada, decidí explotar las posibilidades literarias de ese nuevo lenguaje".

P: Entonces su interés por las redes sociales es estrictamente lingüístico, como un vehículo narrativo, más que sociológico

B: No soy sociólogo, pero soy una persona intelectualmente muy curiosa. Me interesan las redes sociales desde un punto de vista vital y también sociológico. Pero he de reconocer que el universo de Twitter brinda al escritor maneras muy novedosas de expresarse, con una estructura narrativa que abre nuevos horizontes.

Aunque tiene iPhone y, pese a escribir en un formato eminentemente digital, Balbuena no está muy convencido sobre el libro electrónico.

B: En mi novela, precisamente, el protagonista hace un comentario sobre el libro electrónico. Más o menos viene a decir que no se imagina a Poe escribiendo para un Kindle, porque el texto ni rezuma alcohol, ni sangra, ni hay corazón por debajo. Simplemente deja huella, pero en la pantalla, al tocarla con las manos.

No hay perro que viva tanto, está editada por EDAF y se presentará en octubre en la tercera edición del Getafe Negro. Su galardón demuestra que se puede hacer buena literatura, en cualquier formato y que el lenguaje 2.0 no está tan alejado del "analógico"

Otras novelas a golpe de 'tuit'

La novela de Francisco Balbuena es original en el sentido de que el tuit es el recurso o el lenguaje formal en la que la obra está escrita.

En Twitter hay perfiles que realmente son editores de novela propiamente dichos y que permiten a todos aquellos que escriben en él ir componiendo una novela. Un relato colectivo a base de tuits. Es el caso de la novela digital El Relatweet.

Otra modalidad, bastante más común es tuitear novelas, es decir, escribir un libro en un formato ordinario y publicarlo de 140 en 140 caracteres, es decir adaptarla al estilo Twitter. Ejemplos de novelas publicadas de esta manera son The French Recolution, de Matt Stewart; la colombiana Del alto de las brujas a villa Sueñ o ; o No good end, de Terry Taylor .

El formato conciso y escueto de los mensajes de Twitter ha demostrado ser perfecto para concursos de relatos breves.

Quizás en un futuro no tan lejano, además de escribir novelas, estará la opción de tuitearlas.

Más información