Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gimlet, un cóctel de novela negra

El trago que volvía loco al detective Philip Marlowe lleva ginebra y zumo de lima y se sirve frío como el hielo

Denis Duarte, de riguroso negro y muy serio, prepara el Gimlet de espaldas y con precisión. Con 2/3 de ginebra y 1/3 de jarabe de lima, preferiblemente de la marca Rose's este cóctel se hizo famoso por ser el favorito de Philip Marlowe, el detective creado en 1934 por Raymond Chandler al que dio vida en la gran pantalla Humphrey Bogart.

Ubicada en el número 24 de la calle Rec, en el barrio del Borne de Barcelona, la coctelería Gimlet nació bajo los auspicios de Juan Ramón Falces y Javier de las Muelas en 1979. El segundo abrió su propio local, el Dry Martini y otro Gimlet en la zona alta de la ciudad. Falces se quedó con el original, que esconde, tras las puertas blancas y las cortinas, un viaje a la literatura negra de los años cuarenta.

La barra de madera caoba oscura, la decoración austera y la luz tenue dejan a los cócteles como únicos protagonistas, en especial el elegante Gimlet. "El truco está en servirlo frío como el hielo", explica Denis- que se formó aquí mismo hace cuatro años- agitando enérgicamente el vaso mezclador durante unos diez segundos. "Hay que bebérselo rápido para que no suba de temperatura", indica tras colocarle una guinda verde en el vaso de cóctel previamente enfriado. La mezcla brilla. El zumo de lima azucarado suaviza el trago seco, ácido y penetrante. Para tipos duros.

Suena jazz, como no podía ser de otra manera, y a las siete de la tarde no hay ni un alma en el local. Hacia las ocho empieza a entrar más clientela, gente joven y de aire intelectual que pide un trago antes de cenar en alguno de los restaurantes de moda del barrio del Borne. Por la noche, el pequeño local se llena.