Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ballester reinventa la ciudad de São Paulo

El artista madrileño expone en la Pinacoteca paulista su visión de la megalópolis brasileña en forma de 27 poemas fotográficos

A lo largo de tres años, José Manuel Ballester realizó otros tantos viajes a la ciudad de São Paulo, la capital financiera de Brasil que con unos 13 millones de habitantes es la megalópolis más poblada de América. Acompañado por historiador y crítico Juan Manuel Bonet, su intención era realizar un cuaderno de viaje centrado en la ciudad. Pero salió mucho más. El recorrido por el laberinto cultural de la ciudad que empieza a cimentarse en 1927 y conoce su pleno apogeo en la década de los 60, dio como resultado un libro en el que ambos trabajan, pero sobre todo, el material fotográfico fue más que suficiente como para organizar la exposición Fervor de Metropole que se podrá contemplar hasta el 22 de agosto.

Son 27 fotografías de gran formato en las que se mezcla la huella de los grandes arquitectos (Lucio Costa, Rino Levy, Vilanova artigas y, por supuesto, Oscar Niemeyer) con la riquísima vegetación producida por el clima tropical. La combinación de ambos elementos es un cóctel de las grandiosas vistas de la ciudad envueltas de la magia que produce la naturaleza. Las imágenes abstractas se mezclan con el más exuberante realismo, "poemas visuales repletos de luz y fortaleza", en palabras del artista.

La exposición está dividida en tres apartados. Primero, el espectador se adentra en vistas panorámicas de una ciudad que parece no tener límites en el horizonte. La relación entre arquitectura y vegetación, predomina en el segundo espacio. El recorrido concluye con los edificios modernistas esparcidos por la ciudad, retratados al detalle por Ballester. "Mi objetivo se ha centrado en plasmar una sinfonía de espacios, de paisajes de hormigón tratados como gran telón de fondo", explica el artista. "He huido del mero retrato arquitectónico.

La naturaleza ha encontrado su espacio aún a pesar de estar acorralada entre esos muros de ladrillo, piedra y hormigón".