Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zubin Mehta recibe el premio Yehudi Menuhin por su labor en la enseñanza musical

La reina Sofía entrega el galardón al aclamado director de orquesta indio

De buen humor y lanzándose de vez en cuando a hablar en castellano, el director de orquesta Zubin Mehta explicó hoy a los medios su alegría por recibir el premio Yehudi Menuhin a la Integración de las Artes y las Letras. El galardón reconoce la creación de la escuela de música Mehli Mehta Music Foundation en Bombay. "Allí no hay nada parecido a la Escuela de Música Superior Reina Sofía. Ahora, unos 300 alumnos estudian piano y violín. Quizás alguno acabe siendo una Alicia de Larrocha", señaló Mehta. Unas horas después, a las 19.00, la reina Sofía ha hecho entrega del premio.

Metha actuará el día 29 en el Auditorio Nacional con la Orquesta de la Comunitat Valenciana, a la que está muy vinculado desde su fundación en 2006. Ayer les dirigió en el Festival del Mediterrani (Valencia), donde interpretaron Salomé. "Tocaron como dioses", dijo entusiasmado el director. Mañana estrenará allí mismoCarmen. Su implicación en estos trabajos le animó a hacer una reclamación en primera persona: "Hablo como valenciano. No entiendo por qué Madrid [Teatro Real] recibe 18 millones de euros, Barcelona [Liceo], 14 millones, y nosotros sólo uno, cuando además tenemos un festival. Hay buena relación con ellos pero el Gobierno nos trata como a ciudadanos de segunda clase". "La música clásica", prosiguió, "no da beneficios, necesita las subvenciones. A mucha gente, si se le diera la oportunidad de destinar una parte del dinero que destinan a impuestos a financiar la cultura, seguramente estaría dispuesta", respondió cuando se le preguntó sobre la necesidad de una ley de mecenazgo.

Un emotivo recuerdo

"Es un honor recibir un premio con el nombre de Yehudi Menuhin, y esto no es un cliché", aseguró nada más sentarse en una sala de un lujoso hotel de Madrid. Le acompañaba la directora de la Escuela Reina Sofía, Paloma O'Shea. "Mi padre trabajó con él en la India, recuerdo que estuvo en casa ocho días completos. Toqué con él el Concierto para dos violines de Bach y cuando empecé en Montreal y Los Ángeles fue uno de mis primeros solistas. Escuchar su violín era siempre una enseñanza", rememoró.

También hubo elogios para el actual director de la Orquesta de la Comunitat Valenciana, el francés Lorin Maazel, por "haber reunido a tan buenos músicos de todo el mundo y españoles". Su sustituto en 2011-2012, el israelí Omer Wellber, de 28 años fue calificado como una propuesta "arriesgada" por su juventud pero de "enorme talento".

"Mozart existirá y se programará hasta que muera la última cucaracha", dijo con convencimiento cuando se cuestionó la vigencia del legado de los clásicos. "Hay modas que vienen y van, pero Mozart y Bach vivirán siempre". Como sueño musical, apuntó que Parsifal es la única obra de Wagner que le falta por dirigir. Lo conseguirá en 2014. "Mi mujer dice que trabajo demasiado", bromeó.