Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Premio a la dimensión pública del espacio urbano

La Ópera de Oslo y la biblioteca al aire libre de la ciudad alemana de Magdeburgo reciben el galardón europeo al espacio público

Potenciar el movimiento de recuperación y creación de espacios públicos en las ciudades, fomentar la dimensión pública del espacio urbano y favorecer su capacidad de integración social. Estos propósitos son los que promueve el Premio Europeo del Espacio Público Urbano y que cumplen la Ópera de Oslo y la librería al aire libre de la ciudad alemana de Magdeburgo, que han ganado ex aequo el galardón que ha sido entregado en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona, institución convocante junto con la Cité de l'Architecture et du Patrimoine de París, The Architecture Foundation de Londres, el Nederlands Architectuurinstituut de Rotterdam, el Architekturzentrum Wien de la capital austriaca y el Museo de arquitectura Finlandesa de Helsinki.

Kjetil Traedal Thorsen y Stefan Rettich responsables, respectivamente, del diseño de la Ópera de Oslo, un ambicioso edificio diseñado por el estudio de arquitectos Snohetta, y del pequeño proyecto social de la librería al aire libre de Magdeburgo, del estudio KARO, recibieron los premios y explicaron su gestación. Representan, a juicio del presidente del jurado, el arquitecto español Rafael Moneo, "dos maneras diferentes de lo que actualmente es la arquitectura".

La Ópera de Oslo, que conecta la ciudad con su frente marítimo, es una de los edificios europeos más ambiciosos de los últimos años y según Moneo, un claro ejemplo de la "tendencia de la arquitectura del siglo XXI a disolverse y convertirse en paisaje". "Es como si tratáramos de escapar de los excesos de la década de 1990, como si nos avergonzáramos de lo hecho", ha señalado Moneo. Además de nuevo emblema de la ciudad de Oslo, el edificio del nuevo teatro de ópera se ha convertido en un catalizador de la vida urbana gracias a su singular cubierta de mármol, que emerge de las aguas del puerto, trasformada en concurrida plaza y espacio para espectáculos a cielo abierto.

Una biblioteca abierta

La librería al aire libre de Magdeburgo es pese a su modestia un sofisticado proyecto de autogestión de espacio público en un barrio socialmente deprimido que se ha organizado para reunir libros y compartirlos en una biblioteca abierta construida en un proceso participativo con piezas prefabricadas y recicladas de un inmueble derribado. Para el presidente del jurado "el interés del proyecto radica es ver como un modestísimo y trivial espacio se transforma, gracias a un sofisticado tratamiento de los elementos, en un espacio complejo en el que la convergencia de intereses públicos no se contradice con el reconocimiento de los valores arquitectónicos".

El jurado ha entregado también cuatro menciones especiales a los proyectos: Urban Activators: Theater Podium & Brug Grotekerkplein, en Rotterdam (Holanda), un pabellón teatral que dinamiza la antigua plaza mayor frente a la catedral de la ciudad holandesa, obra del Atelier Kempe Thill Architects and Planners; el Paseo Marítimo de la playa de Poniente de Benidorm (España), obra de Carlos Ferrater y Xavier Martí; el Passage 56/Espace culturel écologique, un abandonado pasaje de la rue Saint Blaise de París (Francia), trasformado por iniciativa popular en un huerto ecológico de gestión colectiva diseñado por el Atelier d'architecture autogérée; y las casetas de pescadores en el puerto de la ciudad gallega de Cangas do Morrazo, obra del estudio Irisarri+Piñera, que dinamiza el espigón del puerto.