Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La electricidad de la acústica

El grupo Arizona Baby estrena su último vídeo Shiralee en casi una película del oeste urbana

En su biografía autorizada dentro de la web de Subterfuge records se definen así: "la más singular revelación de 2009 tiene formato acústico. Pero no. No es lo que imaginas. No es una banda folk, ni country, ni de americana. Es un trío de rock acústico que se come literalmente a la mejor banda eléctrica. Y con una imagen que impone. Como sus congéneres americanos, Fleet Foxes, Two Gallants, Devendra Banhart, etc.: pinta total de últimos buscadores de la Fiebre Del Oro. De hecho, el misterio acerca de su origen hace que en todas partes los tomen por guiris y les entren directamente en inglés".

Se llaman Arizona Baby y tocarán junto a Chris Isaak en cuatro fechas durante este verano. Esta banda sorprendente ha querido estrenar su último vídeo Shiralee en EL PAÍS y nos explican las bases de su éxito.

Pregunta. ¿Cuál es la inspiración para este vídeo?

Respuesta. Básicamente aprovechamos para presentar en sociedad el imaginario austero de la banda. Nuestos códigos estéticos y sonoros. Y de paso le hemos puesto cara a Shiralee, nuestra particular encarnación de la 'femme fatale' universal reivindicando, de paso, las atmósferas de cineastas tan inspiradores para nuestro sonido como Sam Peckimpah, Walter Hill o Jim Jarmusch.

P. ¿Por qué cantan en inglés?

R. Hay muchos grupos de muchas nacionalidades que cantan en inglés de la forma más natural del mundo. Nuestros referentes musicales son, en su mayoría, "angloparlantes" y no hemos dudado en vivir largas temporadas en países como Gran Bretaña o Estados Unidos. A esto cabe añadir que, por sus estudios de filología inglesa a caballo entre Valladolid y Edimburgo, Javi Arizona (cantante y letrista de la banda) ha estado expuesto a la influencia de una literatura en lengua inglesa que pasa por Blake, Poe, Wilde, Huxley, Welsh y un largo etcétera.

P. ¿Cómo es la sensación de hacer rock acústico en España?

R. Pues la misma que teníamos cuando lo hemos hecho en Inglaterra, Alemania, Francia, Italia o Estados Unidos. Si haces lo que te gusta y la gente que te rodea disfruta con ello, da igual el país en el que estés. Lo que sí nos diferencia de otros combos acústicos, tanto en España como en otros países en los que hemos tocado, es la actitud de grupo eléctrico que la banda imprime a sus temas. Nadie queda indiferente porque vamos más allá de un simple formato.

P. ¿Con qué grupos os relacionaríais y por qué?

R. A nivel de influencias, podríamos citar gente como Johnny Cash, America, Love, The Doors, Hank Williams, Bob Dylan, Little Richard, Leadbelly, The Rolling Stones, The Gun Club, Black Sabbath, Grand Funk Railroad, Canned Heat, The White Stripes... Por nombrar solo a unos cuantos.

P. ¿Cuál es el mensaje de vuestro grupo, ese que todavía no ha llegado a la masa de público?

R. Creemos que nuestro mensaje está bastante claro y está llegando a la gente con cada uno de nuestros discos y conciertos: no sólo somos una buena banda de rock and roll. Nos gusta proyectar un imaginario personal, una mística que impregna las canciones y la vida del grupo. En eso se basa la comunicación con el oyente, con el público de un concierto que va entrando en nuestro mundo. Sinceridad y lucha sin cuartel: cada concierto es único, igual que cada nueva escucha de nuestros discos. Esperamos que cada vez más gente se mude a nuestro Valle de Oro particular. ¡Únanse a la Familia Arizona!

P. ¿Qué os parecen las descargas legales de música en Internet.

R. Pues las legales, suponemos que como a todo el mundo, nos parecen bien. Las ilegales, ya son un tema más complicado. Ciñéndonos al caso de Arizona Baby: casi todo el mundo que se ha descargado alguno de nuestros dos discos ha acabado viniendo a vernos en concierto -pagando una entrada- y comprando alguno de esos discos, en CD o vinilo, y una camiseta. No hay que perder la buena y sana costumbre de comprar discos, pero tampoco creemos que haya que criminalizar las descargas... si acaso, controlarlas de forma justa y coherente.