Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tijeretazo a las subvenciones del cine

El Ministerio de Cultura modificará los criterios para la concesión de ayudas al cine y dividirá las películas entre 'aptas' y 'no aptas' según su 'carácter cultural'

La orden ministerial que desarrolla la Ley del Cine y que tantos vaivenes legales protagonizó hace unos meses -con suspensión incluida por parte de la UE debido a las denuncias del colectivo español 'Cineastas contra la Orden' - no ha dejado de dar guerra. La dirección general de Cine del Ministerio de Cultura va a proceder a una modificación que afectará a los criterios actuales de cara a la concesión de subvenciones por parte del Estado. En concreto, las películas necesitarán a partir de ahora de una especie de certificado cultural apto para acceder a las ayudas públicas, según se desprende de los cambios en la Orden aprobados por Ignasi Guardans, director general del ICAA (Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales).

Guardans ya ha enviado estas modificaciones a los distintos sectores implicados de la industria del cine español para su análisis y consulta. Una comisión de expertos (de la que todavía se desconoce su composición) deberá decidir sobre si la película candidata a la subvención conlleva ese 'Carácter cultural' que, según Guardans, exige la propia Unión Europea como condición para las ayudas públicas al cine. Tampoco se sabe muy bien, por ahora, a qué se refiere exactamente dicho 'carácter cultural'.

Pero no es este el único cambio importante en la controvertida orden, duramente criticada durante su elaboración por un nutrido grupo de cineastas y suspendida durante dos meses por decisión de la Comisión Europea: si hasta ahora una película podía recibir un máximo de dos millones de euros en ayudas estatales, esta cifra va a sufrir un serio recorte de 500.000 euros. El 'tijeretazo' atiende al "contexto de austeridad presupuestaria" que rige la actual situación económica en España. Los sectores afectados tienen quince días hábiles para contestar al borrador enviado por el ICAA.