Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Guillermo Corral dejará Cultura para irse a Washington

El director general de Industrias Culturales vuelve a Exteriores para impulsar la Spain Usa Foundation

Ha sido un año duro para Guillermo Corral. Con la Ley de Descargas, el plan de Fomento de Industrias Culturales, guerras soterradas entre Economía, Industria y Cultura que han dejado huella... El hoy director general de Industrias Culturales en el ministerio que dirige Ángeles González-Sinde ha decidido volver a casa del padre. Dejar su puesto allí para regresar a la órbita de Asuntos Exteriores, concretamente a la Embajada de Washington.

Guillermo Corral abandonará su puesto en julio, cuando termine la presidencia española de la Unión Europea, para incorporarse a su nueva responsabilidad como consejero de Asuntos Culturales. Se lleva la experiencia de la otra parte para acometer un programa de Acción Cultural Exterior en toda regla. Será como director de la Spain Usa Foundation, un organismo que pretende impulsar en Estados Unidos los sectores de la cultura y las tendencias, desde asuntos relacionados con el arte, la edición, la música y el cine a la gastronomía, el diseño o la moda.

El anuncio no ha sido hecho oficialmente en Cultura. Pero este martes constaba en un documento del ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación. En este se daba cuenta de la provisión de puestos de trabajo para funcionarios de la Carrera Diplomática con cambios para 2010, unos ajustes que han sido aprobados ya por el ministro Moratinos.

El joven diplomático fue fichado por César Antonio Molina para impulsar un concepto que hoy más o menos queda claro: que la cultura es más un motor económico que una hermanita de la caridad y una dádiva con la subvención colgando. Es uno de los valores de la diplomacia con carrera política prometedora. Joven, nació en Portugalete en 1971, ha desempeñado puestos de confianza en la Fundación Premios Príncipe de Asturias, ha dirigido la Casa Sefarad y ha ocupado el puesto actual con dos ministros. Fue ratificado por Sinde al entrar ésta en el ministerio y le ha tocado bregar un año duro.

La Ley de Descargas le ha tenido a él y a la ministra de cabeza. Han sido meses de reuniones maratonianas entre el sector, siempre guerrero, y con desacuerdos y luchas bajo cuerda importantes frente a ministerios a los que el asunto tocaba de cerca, como Economía e Industria. Su cometido ha sido en los últimos meses introducir medidas de defensa de la Propiedad Intelectual en la Ley de Economía Sostenible que no muchas veces eran bien entendidas por las otras áreas de Gobierno. El último enfrentamiento llegó en torno a la aplicación del IVA para el libro electrónico.

La ministra Sinde llegó a anunciar que se aplicaría el 4%, pero esa lucha se ha dado por perdida en Bruselas, que obliga a cotizar para esos casos el 16% por medio de una directiva. La actitud de no dar la batalla por parte de los responsables económicos en la UE no ha sentado nada bien en Cultura. Consideran que han dejado a Sinde en la estacada.

Corral ha sido el responsable de la puesta en marcha de los planes de Fomento del sector creativo, en el que se han invertido 64 millones de euros. Impulsó el pasado Foro de Industrias Culturales que tuvo lugar el mesa pasado en Barcelona. Ha firmado acuerdos de Acción Cultural Exterior, concepto que fue el eje de estrategia principal del anterior ministro. Fue tal obsesión para Molina, que llegó al punto de entablar una guerra con Moratinos que acabó con la salida del primero del Gobierno.