La recaudación de los conciertos sube un 50% desde 2000

El último dato anual de ingresos es de 150 millones de euros.- El número de espectadores crece un 34%, hasta los 33,4 millones

RICARDO GRANDE Madrid 23 FEB 2010 - 17:10 CET

La industria de la música en directo está viva y en buena forma. Ese ha sido el principal mensaje que la Asociación de Promotores Musicales (APM) ha querido trasmitir desde la Sala de Prensa en el Palacio de los Deportes de Madrid, donde la agrupación ha presentado un anuario con unas cifras que les hacen ser positivos. Desde 2000 a 2008 -últimos datos disponibles- se ha pasado de recaudar 69,9 millones de euros a 150,1 millones en 2008 (un 115 % más). El número de espectadores ha pasado de 21,8 millones a los 33,4 millones (un 34,8%).

La oferta de espectáculos ha aumentado un 50%: de los 71. 045 de 2000 a los 144.859 de 2008 (incluyendo todo tipo aquellos organizados por iniciativa pública). En 2009, la APM ofreció 4.500 de todos esos conciertos, lo que supone la "gran mayoría" de los organizados por la inciativa privada. La APM agrupa desde el año 2000 a 39 empresas, entre ellas las de los principales promotores, Doctor Music y Live Nation, que concentran el 80% de los conciertos que la iniciativa privada organiza en España.

Pascual Egea, director de la asociación, ha comentado que "se han duplicado los beneficios y el número de espectadores". El vivepresidente Julio Martí ha arremetido contra el modelo de concierto de estadio. "Lo considero estúpido, eso es ir a una misa. El futuro no va por ahí. Buscamos espectadores de música, no de eventos". De la misma opinión es Diego Manrique, colaborador del anuario y experto musical de EL PAÍS.

La idea de que los conciertos serán lo que dé de comer al músico es algo que cada vez parece más claro, y Julio Martí ha avisado de que ya se funciona bajo este modelo. "Incluso Path Metheny, un grande del jazz al que se supone millonario, me comentó que iba a estar girando todo el año porque necesita el dinero, es de lo que vive", señalaba Martí.

La bonanza en el sector de la música en vivo constrasta con el batacazo que registraron las ventas de música grabada en 2009: cayeron un 17% respecto al año anterior . La caída de ventas acumulada desde 2001 es del 71,46%.

Promotores contra discográficas

Tan claro parece ese futuro, cada vez más presente, que las discográficas ya intentan participar de los beneficios del directo. ¿Qué opinan los promotores de esta actitud? Egea se ha mostrado conciliador: "El que sepa hacer este trabajo, lo hará. El que no, no lo hará, y será visto como un intruso. Tienen derecho a intentarlo". Lo importante es que nadie se meta en camisas de 11 varas "y luego se tenga que anular el acto".

Martí ha ido más allá: "Yo tengo la idea contaria. Ellos pueden intentar ser promotores, pero nosotros también tenemos la opción de hablar directamente con el artista y publicarle un disco. El modelo cambia, hay que estar abierto a todo... pero definamos bien qué es un promotor: es un señor que para hacer un concierto arriesga su dinero. Y eso no le gusta a las discográficas".

Manrique por su parte ha comentado que "no hay que confundir promotor con management, que es lo que hacen las discográficas". También mostró sus dudas sobre la estrategia de 360 grados, en la que un único gestor se ocuparía de la gira, disco y lo concerniente a un grupo. "No está tan claro que sea el futuro".

Ha habido críticas duras para ley que prohíbe que los menores de edad puedan asistir a conciertos. "El problema es el alcohol. En Europa aunque en el recinto del concierto haya bebidas alcohólicas los menores pueden asistir acompañados por un adulto. Aquí hay un limite absurdo que además no es uniforme. En algunas ciudades es a partir de los 16 años, en otras los 18". Manrique y Martí han ironizado sobre la situación: "los niños no tienen problema para entrar en un bar o en una boda, y ahí es donde algunos prueban por primera vez el alcohol".

Respecto a las salas, se ha explicado que "ofrecen condiciones muy distintas". Se ha recordado que va a haber ayudas públicas para crear un circuito nacional. Además, se ha exigido que se garantice que los locales tengan "una serie de características" que aseguren a calidad del espectáculo.

Un nuevo modelo con solera

El modelo de concertos en salas más pequeñas no es nuevo. Martí ha recordado que Miles Davis ya funcionaba así: "En Japón cobraba 1000 dólares por entrada a un club en el que actuaba durante una semana, ofreciendo dos pases". También se ha habaldo de la gira de teatros de Alejandro Sanz. Las entradas serán más caras. ¿Aún más, después de acostumbrar al público a pagar 66 euros por ver a AC/DC en un estadio? "En realidad, eso es barato. La gente no se da cuenta que, detrás de ese precio, hay que pagar camiones, personal, un gran montaje... y se corre un riesgo, que a lo mejor no se cubre hasta las últimas 4.000 entradas".

Otras noticias

Público en el Festival Internacional de Benicàssim de 2009 / ÁNGEL SÁNCHEZ

Últimas noticias

Ver todo el día

Obama amplía la misión militar en Afganistán más allá de 2015

Las tropas estadounidenses podrán participar también en acciones contra los talibanes

Chavismo y Podemos, Punto Fijo y Moncloa

Ni el chavismo ni Podemos llegaron de Marte, son producto de profundas crisis democráticas

El Sismògraf convertirá Olot en el nuevo epicentro de la danza catalana

El festival mudará a mercado uniendo profesionales, programadores y público

El puzzle de Guanyem toma forma

La CUP-TPM se desmarca de la alianza y presentará candidatura propia

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana