Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlín premia a Roman Polanski

El cineasta, galardonado por 'The ghost writer', sigue bajo arresto domiciliario - "La última vez que fui a recoger un premio me detuvieron", declara el director

Roman Polanski fue anoche el indiscutible protagonista de la clausura de la Berlinale a pesar de su ausencia forzosa. El cineasta, que recibió el Oso de Plata como mejor director por su película The ghost writer , sigue bajo arresto domiciliario en Suiza. "Aunque hubiese podido no habría ido, porque la ultima vez que fui a recoger un premio me detuvieron", dijo el cineasta por boca de los productores del filme, Alain Sarde y Robert Benmussa, al recoger el galardón.

El cineasta revivía así su detención en el aeropuerto de Zurich (Suiza) en septiembre pasado, cuando se dirigía a recoger un premio honorífico por su carrera. Polanski fue detenido por la acusación que pesa sobre él desde 1977, cuando supuestamente violó a una menor de 13 años en Estados Unidos. A pesar del largo tiempo transcurrido desde entonces y de que la víctima decidió perdonarle, el juez californiano interpreta que el proceso seguía abierto. La detención levantó un gran polémica, tanto a favor como en contra del procesamiento del director franco-polaco, que había eludido los viajes a EE UU para no ser arrestado.

No fue una gran sorpresa la decisión del jurado de Berlín. Hace días corrían voces acerca de la posibilidad de que el cineasta recibiese un premio "político". Incluso llegó a rumorearse que podría acudir a recogerlo en helicóptero. Para muchos, la mera presencia de su película en la Berlinale había sido interpretada como una especie de consolación hacia el director tras un año marcado por fantasmas del pasado. Así pues, muchos lo interpretan como una rehabilitación del director por parte de la Berlinale.

El premio a Polanski oscureció el Oso de Oro para la mejor película, entregado a la turca Bal, del director Semih Kaplanogu, en una decisión más en línea con la tradición del festival.

La película rusa Como terminé este verano, de Alexei Popogrebsky , logró dos Osos de Plata, para el mejor actor y para la mejor contribución artística.

El Oso de Oro a Bal respondió también este año a la apuesta de la Berlinale de prestar atención a las cinematografías más desconocidas. La película cierra la trilogía del cineasta Semih Kaplanogu sobre la vida de Yusuf, tras Egg y Milk.

El filme ruso Como terminé este verano, de Alexei Popogrebsky, era considerado el favorito por varias publicaciones cinematográficas. Los pronósticos no fallaron. Los dos actores Grigori Dobrygin y Sergei Puskepalis, que interpretan a dos expertos en el control de radiaciones que conviven en una base ubicada en el extremo norte, se llevaron el Oso de Plata ex aequo para la mejor interpretación. La película rumana If I want to whistle, I whistle logró el Gran Premio Especial.