Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel considera ofensivas las obras que el artista Eugenio Merino lleva a Arco

Dos de sus esculturas aluden a la religión judía.- El autor afirma que no piensa en la repercusión de sus obras a la hora de crear

Israel ha hecho público este mediodía a través de un comunicado de su embajada en Madrid su rechazo a las obras que el artista español Eugenio Merino va a presentar en la feria de arte contemporáneo ARCO, que mañana abre sus puertas al público. Dos de las obras que aparecen en ADNGalería hacen referencia a los judíos: una de ellas muestra a tres creyentes (musulmán, cristiano y judío) rezando uno encima de otro. La otra pieza tiene como base una metralleta Uzi que sostiene un candelabro hebreo de siete brazos (denominado menorá).

"El conjunto de las obras de Eugenio Merino expuestas en ARCO incluyen elementos ofensivos para judíos, israelíes y, seguramente, para otros. Valores como la libertad de expresión o la libertad artística sirven en ocasiones de simple disfraz de prejuicios, de estereotipos o de la mera provocación por la provocación. Un mensaje ofensivo no deja de ser hiriente por pretender ser una obra artística", señala la nota de la embajada.

"Consideramos que este es uno de estos casos, y lo manifestamos siendo conscientes de que este tipo de provocaciones tiene éxito, precisamente, porque el sentido común no puede dejarlas sin respuesta", añade el comunicado.

Por su parte, el artista, que ha tenido noticia de la queja israelí al ser inquirido por EL PAÍS, ha afirmado: "Soy una persona bastante ingenua y cuando me pongo a crear una obra no pienso en las repercusiones o en si puede molestar a alguien". En relación a la pieza de la metralleta y el candelabro, el artista ha señalado: "quería unir dos elementos de simbología israelí. Me basé en una obra de Philippe Starck en la que sobre una AK-47 ha un candelabro". En cuanto a la obra de los creyentes rezando, el artista ha informado de que ha sido vendida por 45.000 euros a una coleccionista judía de Bélgica.

"Ni Fidel Castro ni Hirst se molestaron ni protestaron por las obras anteriores", ha añadido Merino desde el puesto donde desde mañana su obra podrá ser contemplada por el público que asista a la feria de arte contemporáneo.

Merino ha realizado en las dos anteriores ediciones de ARCO, obras que han sido especialmente llamativas, entre otras un Fidel Castro zombi y una Damien Hirst con un disparo en la cabeza.