Los Goya de 'Malamadre'

'Celda 211', Almodóvar y la Academia triunfan en la noche del cine español

ELSA FERNÁNDEZ-SANTOS | Madrid 15 FEB 2010 - 00:43 CET

Celda 211, el drama carcelario de Daniel Monzón, se convirtió anoche en la película ganadora de los Goya 2010. Partía como favorita, junto a El secreto de sus ojos, del argentino Juan José Campanella, pero los premios confirmaron el apabullante éxito de un filme claustrofóbico y sofocante que demuestra la madurez de su director, Daniel Monzón, y de su actor principal, Luis Tosar, el hombre que da vida a Malamadre, ese personaje hipnótico y brutal en manos de un intérprete dispuesto a asumir los mayores riesgos de su oficio. Monzón y Tosar lograron sendos goyas al mejor director y al mejor actor respectivamente. Eran los dos capitanes de un equipo que sumó un total de 8 premios: actor revelación, actriz de reparto, actor, sonido, guión, montaje, director, película.

El secreto de sus ojos se tuvo que conformar con el Goya a la mejor película hispanoamericana y con el de mejor actriz revelación para la más que conocida actriz argentina Soledad Villamil. Ágora, de Alejandro Amenábar, lograba siete estatuillas, la mayoría técnicas.

Era la gala de la euforia. De la remontada de las cifras del cine español, la primera de Álex de la Iglesia como presidente de la Academia del Cine Español, de la cineasta Ángeles González-Sinde como ministra de Cultura y de Javier Bardem y Penélope Cruz (siempre esquivos a las apariciones públicas) como pareja.

Y fue la gala de Pedro Almodóvar. De su regreso. El público en pie ante el director, que entregó el premio a la mejor película. "Tenéis un presidente muy pesado", dijo Almodóvar en referencia a Álex de Iglesia. Una sorpresa que demostró el liderazgo del nuevo presidente.

Una gala que llegaba después de largos meses de árida polémica política sobre el futuro del cine español y sus películas pero que, como era de esperar -y de manos de un genio de los late shows, Andreu Buenafuente- sirvió para limar asperezas y entretenerse con los espejismos y las realidades de las rutilantes estrellas nacionales. Había que divertir y divertirse. Y lo lograron.

Álex de la Iglesia proclamó su discurso como presidente con esa rotundidad, energía, gracia e inteligencia que le permiten decir sin que nadie se despeine que el cine español tiene capacidad de lucha para "competir con el de Hollywood". Habló de trabajadores en paro, de familias, de egos, de miserias, de dinero y de talento y de sueños. "¡Fuerza y honor!". Sólo él podía despedirse de esa manera.

La noche arrancó por todo lo alto para Ágora, la superproducción de Alejandro Amenábar, que partía con 13 candidaturas. Casi sin un respiro sumaba los premios técnicos más importantes: efectos especiales, fotografía, dirección artística, maquillaje y peluquería, vestuario, dirección de producción, guión original.

En el apartado de actores rompió el fuego Raúl Arévalo, mejor actor de reparto por Gordos. Le siguió, en el mismo apartado, Marta Etura (Celda 211) que con su vibrante discurso (a sus padres, a sus maestros, a sus amigos...) hizo saltar las lágrimas al patio de butacas. Su "a mi amor" dedicado a su compañero sentimental, Luis Tosar, fue el momento San Valentín de la noche. Y Lola Dueñas, la mejor actriz por Yo, también, contagió con su inmensa sonrisa la alegría de la noche.

Los Goya 2010 supusieron un nuevo reconocimiento para Alberto Iglesias (imbatible se llevaba el octavo Goya de su carrera por la banda sonora de Los abrazos rotos, de Pedro Almodóvar) y el espaldarazo a carreras incipientes, como la de Alberto Ammann (actor revelación por Celda 211). El Goya a la mejor dirección Novel fue para la directora catalana Mar Coll por Tres días con la familia y el mejor documental fue Garbo. El hombre que salvó el mundo, la película-investigación-thriller sobre ese doble agente español cuya hazaña en la Segunda Guerra Mundial ha rescatado ahora el equipo de este ejemplar filme. El Goya de Honor a Antonio Mercero sirvió para despertar nostalgias y emociones dormidas y para escuchar la hermosa dedicatoria que le hicieron desde el escenario sus hijos. Un Goya de Honor al que le sobró verdad (bastaba el rostro de la bellísima Aitana Sánchez Gijón para entenderlo) y que se sumó al escalofriante ovación cerrada que se llevó el recuerdo a Iván Zulueta y José Luis López Vázquez, dos ausentes en un cine que ayer celebró toda la vida que le queda por delante.

Otras noticias

FOTOGALERIA: Foto de familia

Los vencedores de la noche posan con el presidente de la Academia, Álex de la Iglesia, y la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde. / CLAUDIO ÁLVAREZ

FOTOGALERIA: Penélope Cruz

La actriz, nominada este año en los Oscar por su papel en 'Los abrazos rotos', trajo la esencia de Hollywood a la gala de los Goya con un modelo 'vintage' diseñado por Gianni Versace. / REUTERS

Celda 211, el drama carcelario del cineasta Daniel Monzón, se convirtió en la gran triunfadora. Con el premio al mejor director y mejor actor, dejó en segunda posición a Ágora. En la gala se rindió un sentido homenaje a Antonio Mercero con el Goya honorífico y Álex de la Iglesia vio cumplido uno de sus sueños: lograr que Pedro Almodóvar volviera a participar. / VNEWS

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana