Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El valor simbólico del drama contado

La historia de una reunificación familiar problemática, contada en la película Apart together, de Wang Quan'an, abrió ayer la Berlinale, el festival de cine de invierno que este año cumple 60 años. El aniversario coincide además con los 20 años de la reunificación alemana, por lo que los organizadores han preparado una quermés muy enfocada en su propia historia y en la ciudad de Berlín. También la película inaugural ha sido elegida "por el valor simbólico del drama contado" que se parece al de la capital alemana, según el director Dieter Kosslick.

Apart together sorprendió a los aficionados por la falta de glamour, que en otros años solía acompañar la primera proyección de la quermés (festival). Se trata de la historia de tres ancianos que ajustan cuentas con sus pasados, hablando y comiendo durante toda la película. Su director es también parte de la historia de la Berlinale, ya que ganó el Oso de Oro en 2007 con La boda de Tuya.

Compiten para el Oso de Oro otras 19 películas. Entre ellas figuran The ghost writer, la última cinta de Roman Polanski, el gran ausente en Berlín; Greenberg, de Noah Baumbach y con Ben Stiller; Howl, de Rob Epstein, y A woman, a gun and a noodle soup, de Zhang Yimou. Rompecabezas, de la argentina Natalia Smirnoff, es la única película en castellano en concurso. El cine asiático cerrará el festival con las japonesas Caterpillar, de Koji Wakamatsu, y Otoute (About her brother), de Yoji Yamada, este último fuera de competición y encargado de cerrar el festival.

Siempre fuera de concurso se presenta The Shutter island, de Martin Scorsese con Leonardo DiCaprio y Ben Kingsley, quienes estarán en Berlín durante el festival. Entre las primeras estrellas en llegar ayer fueron Renée Zellweger (en el jurado) y Tilda Swinton. Se espera además a Pierce Brosnan, Ewan McGregor y Gerard Depardieu. Mientras, la proyección de la película Nine, fuera de concurso, ha asegurado la presencia de Daniel Day Lewis y Penélope Cruz.

La Berlinale mostrará en las secciones Fórum y Panorama las películas españolas El mal ajeno, de Óscar Santos, y Nacidas para sufrir, de Miguel Albaladejo, mientras Gael García Bernal y Diego Luna presentan una visión crítica de la revolución mexicana (1910-1917) en la película Revolución.

La decisión de entregar la dirección del jurado al maestro del cine alemán Werner Herzog; la proyección de la versión integral de Metropolis, de Fritz Lang, en la Puerta de Brandeburgo; los homenajes a Anna Schygulla y Wolfgang Kohlhaase y toda una serie infinita de iniciativas a lo largo de 10 días celebrarán también la historia de la Berlinale en su 60º aniversario.

La nieve ocupa las calles de la ciudad. La prensa habla de "la Berlinale más fría de las últimas décadas". Las decoraciones y luces cálidas de la Potsdamerplatz no impiden que los visitantes se sigan resbalando en las veredas heladas. Pero, las condiciones climáticas extremas (se prevén temperaturas por debajo de los 10 grados) no afectan, de momento, a la afluencia del festival: las colas para las entradas se mantienen largas y constantes, así como las reventas.