Selecciona Edición
Iniciar sesión
Mesa redonda: El control de la Red, a debate

Cinco voces para una norma "mejorable"

EL PAÍS reúne a una jurista, un empresario de Internet, un 'bloguero', un cineasta y un alto cargo de Industria para debatir sobre la polémica 'ley antidescargas'

De izquierda a derecha Julio Alonso, David Cierco, Alex de la Iglesia, César Calderón, Paloma Llaneza y el redactor jefe de Cultura de EL PAÍS, Borja Hermoso, que moderó el coloquio CARLOS ROSILLO

Con buen humor y las dosis justas de tensión han debatido este viernes por la mañana en la sede de EL PAÍS cinco representantes de los sectores aludidos por el controvertido anteproyecto legislativo del Gobierno para luchar contra la piratería en Internet. El cineasta y presidente de la Academia de Cine Álex de la Iglesia, la abogada experta en nuevas tecnologías Paloma Llaneza, el director general para el Desarrollo de la Sociedad de la Información del Ministerio de Industria David Cierco, el bloguero y ciberactivista César Calderón y el empresario del portal Weblogs S. L. Julio Alonso han coincidido en que es "mejorable" ese borrador, que ha desatado una fuerte polémica entre internautas y el Gobierno. Una controversia a la que se ha sumado el PP pidiendo la dimisión de la ministra de Cultura.

Uno de los invitados, Julio Alonso, es promotor del Manifiesto por los derechos de Internet y acudió el jueves junto a otros blogueros y profesionales de la Red a la reunión en el Ministerio de Cultura con su titular, Ángeles González-Sinde. Alonso ha señalado que lo que piden es que "Internet tenga las mismas leyes que el mundo físico" y ha asegurado que en esa reunión un alto cargo de Cultura insistió en que no se iba a tocar "ni una coma" del borrador. Además, ha señalado que han gustado mucho entre los gestores del manifiesto las declaraciones del ministro de Justicia, Francisco Caamaño, garantizando que el cierre de webs siempre contará con la tutela judicial.

Las "virtudes"

Tras reconocer los problemas de redacción del borrador, David Cierco, director general de Industria y bloguero, ha querido subrayar las virtudes de la propuesta. Ha recordado que, a diferencia de lo que sucede en otros países del entorno europeo "como Suecia", esta norma no va contra el usuario de Internet sino "sólo contra aquellos portales que se lucren de las obras ajenas". Cierco ha señalado que el objetivo del Gobierno es una norma que armonice los derechos de los internautas, pero también de los creadores.

En la idea de que una virtud del anteproyecto es que no se dirige contra los usuarios ha hecho hincapié Alex de la Iglesia. El cineasta, muy activo durante todo el debate, ha asegurado que la industria está viviendo momentos "desoladores" y que los que se están viendo afectados no son "los poderosos de arriba, sino familias". "Deberíamos estar contentos de que alguien intente legislar", ha añadido.

La voz de Interntet

Por su parte el ciberactivista César Calderón (autor del blog Netoratón ) se ha felicitado de que el citado manifiesto haya conseguido "hacer doblar la rodilla a uno de los lobbys más poderosos, el de la industria cultural". Tanto Calderón, como Alonso y Llaneza han reprochado al Gobierno que sólo se haya escuchado a la industria y las sociedades de gestión "negociando en oscuros rincones" y que la reunión con los internautas se haya celebrado una vez que el borrador había sido elaborado. De la Iglesia he replicado que González-Sinde es la primera ministra que se ha reunido de manera tan urgente con un colectivo afectado por una nueva norma y ha puesto de relieve su voluntad de diálogo.

Paloma Llaneza ha criticado con dureza la redacción del texto y, en concreto, el hecho de que en su forma actual deje abierta la posibilidad a la vulneración del secreto de las comunicaciones. Pero esta jurista también se ha mostrado muy crítica con la manera en que se ha movilizado Internet. "Me parece que mal que nos movilicemos para salvar a 200 páginas de torrents [descargas]", ha dicho la jurista, quien ha recordado que "el cierre administrativo" de páginas web que contempla el borrador ya existe en la vida real en el caso de locales ilegales o empresas en las que se vulneran derechos laborales.

¿Qué es un medio de comunicación?

A estas afirmaciones Alonso y Claderón han replicado que no defienden las páginas de descargas y que ese cierre administrativo equivale al secuestro de un medio de comunicación. Llaneza ha respondido: "Una página de torrents no es un medio de comunicación".

La abogada también ha mostrado su escepticismo sobre la eficacia de las medidas que propone la ley. Asegura que la proyectada Comisión de Propiedad Intelectual ("de ignota composición") no actuará con mayor celeridad que los tribunales y ha asegurado que las páginas que albergan o facilitan contenidos que vulneran derechos de autor que sean clausuradas se reproducirán en otras ubicaciones de manera rápida.

Reconversión industrial

Todos los asistentes al debate han coincidido en la necesidad de que la industria cultural se reconvierta. "Hoy en día hay gente que vive en el siglo XIX, en el XX y en el XXI y todos comparten escalera", ha dicho Alonso, quien ha comparado el paso de un modelo de negocio "del siglo XX a uno del siglo XXI" con el salto del trapecista de un trapecio a otro "para agarrar el segundo antes hay que soltar el primero", ha dicho Alonso, a lo que De la Iglesia ha espetado: "Sí, pero pongan ustedes una red, y esa red es la ley". El cineasta ha puesto como ejemplo de la situación que vive la industria el caso de colegas suyos estrenan una película "y al día siguiente ya está gratis en Internet".

Otro punto de acuerdo entre los participantes ha llegado cuando De la Iglesia se ha preguntado "a quién beneficia todo esto" en última instancia. "A los que anuncian velocidades de descarga enormes", ha dicho Llaneza con el asentimiento general, aludiendo tácitamente a las operadoras.

Por último, los asistentes se han referido de nuevo al papel jugado por la ministra de Cultura. Ninguno de ellos ha reclamado su dimisión, como sí ha hecho el PP. "González-Sinde no es el problema", ha apostillado César Calderón.

Fragmentos de una conversación

Julio Alonso (Weblogs S.L):

"No queremos que haya un Estado de excepción en Internet y que cuando haya un delito en Internet se persiga de la misma manera que se persigue en el mundo físico y que para cerrar un medio de comunicación en Internet haya las mismas garantías que hay en el mundo físico".

David Cierco (bloguero y director general del Ministerio de Industria):

"España está cambiando tremendamente. El cambio es tan marcado que por ejemplo ahora mismo somos 25 millones de internautas. 25 millones de personas de las cuales un porcentaje muy alto navegan por Internet".

"Este Gobierno ha favorecido este desarrollo. Hemos invertido en los últimos cuatro años más de 6.000 millones de euros (un billón de las antiguas pesetas) para que hubiera en España unas infraestructuras de telecomunicaciones adecuadas. De lo que está sucediendo hoy podíamos decir que el Gobierno está a la cabeza".

"No tenemos todas las respuestas. Los que estamos sentados aquí tenemos preocupaciones y preguntas, pero no tenemos todas las respuestas".

"Tenemos que reconocer que los internautas tenemos problemas de representación. Los que acudieron ayer a la reunión con la ministra, ellos mismos reconocen que no representaban a nadie"

César Calderón (ciberactivista en Netoratón):

"Yo no me considero internauta, me considero ciudadano".

"Vivimos tiempos fascinantes. Tiempos en los que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no acaba de nacer. Son tiempos en los que existen cantidad de inseguridades, la industria cultural está por un lado, los medios de comunicación no saben lo que hacer, los partidos políticos y los sindicatos viven en un momento complejo también por la irrupción del ciudadano en este tipo de procesos. Cuando analicemos lo que ha pasado dentro de unos años, veremos que es la primera vez que un grupo de ciudadanos distintos, diversos, de distintos colores, ideologías, posiciones... han hecho doblar la rodilla por primera vez a uno de los lobbys más importantes de este país".

Alex de la Iglesia (cineasta, presidente de la Academia de Cine):

"Una cosa es que tú tengas en tu blog o en tu página web el material que quieras, pero si con ese material tu ganas dinero y ese material no es tuyo, obviamente hay un problema. En eso hace hincapié la ley".

"En este momento el cine y la industria audiovisual están sufriendo como nunca, se están cayendo productoras. No estamos hablando de las grandes compañías y nos entra esa especie de terror con 'los malotes' de arriba. Estamos hablando de familias joder, familias que están perdiendo su trabajo por culpa de páginas web que venden sus películas. Tendríamos que luchar contra la falta de legislación".

Paloma Llaneza (abogada, experta en Nuevas Tecnologías):

"No estoy del lado del candoroso movimiento político que se ha producido en la Red. A mí me gustan mucho los movimientos sociedad civil en Estados Unidos y es que allí el lobby se hace con una sólida argumentación"

"La ley es una modificación lamentable y creo que es lamentable porque está muy mal redactada"

"Esta política de normas bazar chino, les gustan mucho a todos los Gobierno, a éste y a cualquier otro".

"Me parece mal legislar cuestiones nucleares, como es la propiedad intelectual, mediante una disposición adicional"

"Me parece muy mal por parte del Ministerio de Cultura que no se ponga en contacto con el Ministerio de Industria porque esto depende de operadores y los operadores tienen que prestar un servicio que se llama servicio universal y en el servicio universal está comprendido el acceso viable a Internet, de tal manera que igual que no le puedes cortar el teléfono a alguien, no le puedes cortar Internet".

Más información