Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roman Polanski inicia su arresto domiciliario

El cineasta llega a su chalet de Gstaad procedente de la prisión suiza donde estaba encarcelado desde hace más de dos meses

El cineasta franco-polaco Roman Polanski, encarcelado en Suiza desde hace más de dos meses, ha sido liberado y trasladado al chalet que posee en la estación de esquí de Gstaad, para cumplir arresto domiciliario. Polanski llegó minutos antes de la una de la tarde en uno de los dos coches negros con cristales tintados que entraron en el garaje de la vivienda.

Más de 200 periodistas aguardaban la llegada del director de El pianista tras el cordón que la policía ha instalado en el exterior de la vivienda, donde deberá permanecer hasta que se aclare si es o no extraditado a Estados Unidos, de donde huyó en 1978 tras declararse culpable de mantener relaciones sexuales con una menor y no asistir al juicio. En el chalet de Polanski hace días que comenzaron los preparativos para acogerle y empleados de una empresa de seguridad colocaron un sistema de vigilancia electrónico alrededor de esa propiedad para garantizar así el respeto de la detención domiciliaria.

Una vez instalado en su casa, las autoridades colocarán a Polanski un brazalete electrónico en el tobillo, una de las diversas medidas de seguridad establecidas para evitar que se fugue. El sistema que permitirá vigilar al cineasta se completa con cámaras, puertas blindadas y alarmas ubicadas dentro y alrededor de la residencia. Polanski no podrá abandonar su propiedad, pero podrá recibir allí todas las visitas que quiera y hospedarlas si lo desea. Asimismo, podrá hacer llamadas telefónicas sin limitación alguna y mantener correspondencia electrónica, según ha confirmado la Oficina Federal de Justicia de Suiza.

El cineasta tiene pendiente desde 1978 un proceso judicial en Estados Unidos por haber mantenido relaciones sexuales con una menor, quien años después retiró los cargos en su contra y más de una vez ha declarado públicamente que ha perdonado a Polanski y que no cree que se le deba seguir persiguiendo.