Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

"En cinco años esto desaparece. No habrá ni canciones ni música"

Músicos, productores y otros profesionales del sector exigen ante Industria una ley que les proteja de la piratería

No ha habido música pero sí mucho ruido. Loquillo, Luis Eduardo Aute y Antonio Guisasola, presidente de Promusicae (Asociación de Productores de Música de España) se reunían este martes por la mañana con Miguel Sebastián, Ministro de Industria, Turismo y Comercio, mientras más de 200 personas de todos los estamentos del sector de la música se unían frente al ministerio, en el paseo de la Castellana, de Madrid, al grito de "La música es cultura. La música es empleo".

Tras la reunión y la lectura de un manifiesto, Luis Eduardo Aute se dirigía a los congregados. "No ha hecho falta hablar mucho porque se oían vuestros gritos", decía frente a varias pancartas en las que se podían leer frases como "Del Top Ten al Top INEM" o "Músicos o pescadores, todos somos trabajadores". Previamente, en la Cadena SER, Aute había declarado que, de no tomarse medidas, "en cinco años esto desaparece. No habrá ni canciones ni música".

Por primera vez todos los colectivos que aglutina el mundo de la música española escenificaban una unión para reclamar medidas "concretas y urgentes". No sólo contra la descarga de canciones sin pagar derechos de autor, sino también para reivindicar su papel como industria generadora de cultura y dinero.

El manifiesto leído esta mañana y firmado por más de 2.000 profesionales del medio incidía en el ostracismo que ha sufrido el sector por "los sucesivos inquilinos de la Moncloa". "Tenemos la sensación de no contar para nadie, de no existir", continuaba. "Se ha extendido una cantinela según la cual nosotros no trabajábamos, sino que vivimos de un bien al que la gente tiene derecho a acceder de forma gratuita y con total impunidad". Músicos como Rosario Flores, Txus, de Mago de Öz, Antonio Carmona, Conchita o Chenoa escoltaron la lectura del manifiesto.

Loquillo se mostraba escéptico tras la reunión. "Ya vamos tarde", decía. "Y si las medidas no se toman ya, antes de que acabe el año, llegaremos más tarde todavía. Nos estamos jugando mucho más que la piratería. Llegará un momento que los músicos españoles tengamos que grabar en discográficas en el extranjero".

Más rotundo se mostraba el cantante catalán con la imagen de los músicos. "Estoy hasta los cojones del desprecio al que se nos somete. Ha llegado el momento de que se nos deje de tratar como chorizos. Yo me gano honradamente la vida, pero todavía se tiene la idea de que los músicos somos unos vagos y unos vividores que no trabajamos".

El Gobierno por su parte asegura que "está trabajando en ello". Este martes también se hacía público la intención del ejecutivo de incluir medidas para "proteger la propiedad intelectual frente a la piratería en Internet", en palabras del propio Zapatero.

En la Ley de Economía Sostenible se incluyen algunas cláusulas en las que, bajo orden judicial, se podrán cortar servicios de Internet a los que proporcionen enlaces de descarga a música sin pagar derechos de autor. "No es suficiente", decía Antonio Guisasola al terminar esta mañana la reunión con Sebastián. "El problema siguen siendo en P2P [servicio de intercambio de archivos]. El Gobierno tiene un examen hasta final de año. Estaremos vigilantes para que lo apruebe con buena nota".