Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nace el Premio de Novela Francisco Casavella

El galardón recordará al desaparecido autor de 'El día del Watusi' y se fallará en septiembre de 2010

El fallecido autor de la trilogía novelística El día del Watusi, Francisco Casavella (1963-2008), dará nombre a un nuevo premio de novela convocado por la editorial Destino, que se fallará en septiembre de 2010 (las bases y la dotación económica están por determinar). El galardón "nace con el impulso de mantener la creencia del autor en un género que le permitió explorar la vida y su misterio", según ha anunciado Silvia Sesé, editora de Destino, durante la presentación en Madrid de dos obras clave de Casavella: la reedición en un solo volumen El día del Watusi (Destino), tríptico sobre la Barcelona de la Transición, y la antología ensayística Elevación, elegancia y entusiasmo (Galaxia Gutenberg / Círculo de Lectores), que reúne críticas literarias, conferencias y crónicas culturales publicadas entre 1984 y 2008, que abordan desde las novelas de Saul Bellow y William Faulkner al cine de Tim Burton y Martin Scorsese, desde la rumba catalana al hip hop de Wu-Tang Clan.

Este último tomo, de casi mil páginas, recoge toda su obra de no ficción en un libro que tiene "casi una coherencia narrativa" y en el que "se puede ver la forja de un escritor", según ha avanzado durante la presentación el crítico de cine Jordi Costa, acompañado por el ensayista José Luis Pardo, que ha lamentado no haber conocido en persona al autor de Lo que sé de los vampiros (Destino), que logró el Premio Nadal. Costa, que firma el prólogo, ha incidido en la calidad de Casavella como cronista cultural riguroso, lúcido y entusiasmado ("capaz de mostrar las similitudes entre Munich y Emmanuele Negra para descubrir las manipulaciones de Spielberg") , reacio a distinguir entre alta y baja cultura ("consideraba a Bellow el primer novelista pop, y a Voltaire, el primer punk"), intelectualmente omnívoro pero muy consciente de lo que debía o no debía consumir.

Una visión del Casavella crítico con la que coincide plenamente Pardo, que ha recordado cómo le sorprendió leer que Casavella consideraba al cantante pop Adriano Celentano uno de los mayores artistas de Italia, y que Azzurro, el tema de Paolo Conte que el crooner milanés convirtió en un éxito absoluto, era sin ninguna duda una obra excelsa. "Coincido plenamente con él", ha añadido el filósofo, Premio Nacional de Ensayo y autor de Esto no es música. Introducción al malestar en la cultura de masas (Galaxia Gutenberg).

Para ilustrar la fina capacidad de análisis de Casavella, Costa ha citado una de las críticas del propio novelista sobre el premio Nobel de Literatura surafricano J. M. Coetzee, que vale como su poética de la crítica literaria: "Coetzee explica, cuenta e informa. Después juzga como si al mismo tiempo fuera también abogado y fiscal mientras cada frase es sobrevolada por un interés verdadero hacia el material que está en sus manos, un afecto que pocas veces puede verse hoy en el ámbito literario", escribe Casavella. Y concluye: "Para cumplir con ese trabajo de amor, de ese extraño amor que es la lectura crítica, el temple de Coetzee, sin eludir el rigor y, a veces, según mi opinión, el rigor excesivo, elude en cambio esa fácil debilidad de todo mandarín literario: la condescendencia". Unas palabras que se podrían aplicar al propio Casavella, según ha subrayado Costa.