Una denuncia de Ramoncín precipita el cierre del canal de 'El Jueves' en YouTube

El semanario satírico contaba ya con una demanda de la cadena Fox por violar derechos de autor

A. FRAGUAS / T. DELCLÓS Madrid / Barcelona 11 NOV 2009 - 10:23 CET

El semanario de humor El Jueves ha anunciado que el portal de vídeos YouTube ha clausurado el canal de la revista tras las protestas del cantante José Ramón Julio Martínez, alias Ramoncín, por el contenido de dos vídeos. La cabecera, según ellos mismos reconocen, contaba ya con una denuncia de la cadena estadounidense Fox, por haber doblado sin permiso escenas de la serie de animación Los Simpson. "La popular página nos podría haber quitado sólo esos dos [vídeos sobre Ramoncín]. Sin embargo, al contar ya con una reclamación de copyright hecha por la Fox por un vídeo en el que doblamos imágenes de Los Simpson, nos han borrado la cuenta entera", señalan fuentes de la revista en su página web . Ramoncín, por su parte, ha declarado estar harto de los atentados contra su imagen.

Fuentes de YouTube (compañía propiedad del buscador informático Google) han explicado a EL PAÍS mediante un correo electrónico el motivo del cierre del canal de vídeos de El Jueves. "La razón por la cual (...) ha sido cerrado es porque ha recibido tres sanciones por violar derechos de propiedad intelectual". YouTube, por tanto, no menciona atentados contra el honor y recuerda que "El Jueves tiene derecho a realizar una contra notificación", es decir, a recurrir la decisión de cierre.

Óscar Pérezdolz, redactor jefe de la web de El Jueves ha explicado a este diario que en Youtube tenían colgados más de 100 vídeos y su canal era seguido por unos 800 suscriptores. "Youtube nos ha cancelado el canal y retirado todos los vídeos. El hecho demuestra la vulnerabilidad de Youtube que actúa tras una simple denuncia".

Según Pérezdolz, los dos vídeos que hacían referencia a Ramoncín no contenían ninguna ofensa. "En uno se simulaba una entrevista con una caricatura del músico donde hablaba de las descargas en Internet. En el otro, ni tan siquiera se tocaba este tema". Desde El Jueves aseguran que, pese a la prohibición, van a intentar colgar en el portal un vídeo satírico semanal sobre Ramoncín: "Lo que está prohibido siempre es mucho más divertido". El canal oficial de vídeos de la revista se traslada ahora a Dailymotion.com donde colgarán también "el contenido censurado".

"Yo soy una víctima"

El cantante Ramoncín, uno de los artistas más activos en la lucha contra el intercambio en Internet de contenidos culturales protegidos por derechos de autor, ha señalado a EL PAÍS que para protegerse contrató los servicios de la Asesoría Jurídica de las Artes (AJA). Esta empresa que se autodefine como "servicio Jurídico-Informático para el control de contenidos en Internet", emplea una herramienta informática llamada RedPoints .

"Soy una víctima. Estoy harto de la vulneración de mis derechos, de ser el pim pam pum, de insultos, de menosprecio. Yo no he cometido ningún delito", ha señalado el cantante. Ramoncín afirma que le duele este proceso contra El Jueves: "Me río un huevo con ellos, pero hasta aquí hemos llegado".

"El mundo virtual no puede acabar con la presunción de inocencia y no puede vivir al margen del mundo real, donde ese tipo de contenidos no están permitidos", añade el artista para quien no sólo eran ofensivos algunos vídeos de El Jueves, sino también los comentarios vertidos por internautas acerca de esos vídeos.

Desde su creación en 1977, la revista El Jueves ha sufrido varios encontronazos con las autoridades y personajes públicos. En 2007 el juez condenó a los dibujantes de la portada de su número 1573, en la que aparecía una caricatura de los Príncipes de Asturias manteniendo relaciones sexuales.

Un servicio de abogados para retirar contenidos de Internet

Josep Coll, de la firma de abogados Asesoría Jurídica de las Artes, que emplea RedPoints, una herramienta propia de rastreo de contenidos en Internet, no ha querido comentar el caso de Ramoncín alegando la confidencialidad a que están obligados los abogados. Sin embargo, sí que ha explicado a este diario su manera de trabajar.

"Nuestra tarea consiste en lograr la retirada de contenidos ilegales de Internet de una forma muy rápida, sin intervención judicial. Cuando detectamos un archivo que atenta a los derechos intelectuales, de marca o al honor de nuestro cliente nos ponemos en contacto con quien lo alberga para que lo retire". Según Coll, su herramienta de rastreo permite una detección veloz del archivo y en un 98% de los casos quienes albergan el contenido ilegal aceptan retirarlo. "Hemos llegado a conseguir la retirada de 800 copias de un archivo en un día", afirma Coll.

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana