Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tortura 'heavy' en Guantánamo

Un grupo de artistas exige al Gobierno de EEUU la lista con las canciones utilizadas durante los interrogatorios

Tan inocente como la canción de Barrio Sésamo o tan dura como un tema de Metallica. Tan americana como el Born in the USA de Bruce Springsteen o tan motivadora como el We are the champions de Queen. Todas ellas -sí, incluida Barrio Sésamo, y Barney, la canción del simpático dinosaurio rosa que adoran los niños-, obligadas a escuchar a un altísimo volumen durante días o semanas, podrían haber sido utilizadas como un instrumento de tortura contra los prisioneros de Guantánamo.

Un nutrido grupo de artistas ha invocado la Ley de Libertad de Información para reclamar a la Administración estadounidense que desclasifique el nombre de las grabaciones que fueron utilizadas durante los interrogatorios a sospechosos de terrorismo en la cárcel de Guantánamo o en alguna de las prisiones secretas que la CIA abrió por todo el mundo durante el mandato de George W. Bush.

James Taylor, Christina Aguilera, Britney Spears, Neil Diamond, AC/DC, REM, Red Hot Chili Peppers... y más y más, han lanzado una protesta contra el uso de la música en relación con la tortura en Guantánamo. Según algunos documentos que ya se han hecho públicos y los testimonios de ex detenidos, la música de algunos de esos artistas (también hay que añadir al siniestro Marylin Manson) machacaron los oídos y los nervios de los reos.

El guitarrista de la banda de rap meta Rage Against The Machine, Tom Morello, declaró ayer a los medios de comunicación que puede que "Guantánamo fuera la idea que [el ex vice presidente de EE UU] Dick Cheney tenía de lo que debía de ser América, pero desde luego no es la mía". Morello se definió asqueado al hecho de que la música que él creó se haya usado en "crímenes contra la humanidad". "Guantánamo debe cerrarse ya", finalizó el músico.

Desde la Casa Blanca, un portavoz informaba de que "la música" ya no forma parte de los métodos de tortura, de hecho, se insistía, Estados Unidos ya no practica la tortura en sus centros de detención, como ordenó el presidente Barack Obama en su primera semana en el cargo.

Según la facultad de Leyes de la Universidad de Nueva York, el uso de música a elevado volumen contra los presos fue "una herramienta bastante extendida" por el Gobierno de Estados Unidos y la CIA, que siempre justificó que al fin y al cabo la música no se ponía tan alta, y que siempre la hacían sonar a niveles de sonido muy inferiores a los empleados por una banda en directo.

En general, la CIA utilizaba música heavy metal, country y rap (un prisionero fue obligado a escuchar durante 20 días una composición del rapero blanco Eminem). Pero también torturó con el himno nacional (Barras y estrellas). Y con Barrio Sésamo.