Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El niño loco y feliz de Brasil

El humorista gráfico Ziraldo, de 77 años, recibe el Premio Quevedos por su trayectoria profesional

El humorista gráfico brasileño Ziraldo Alves Pinto (Minas Gerais, 1932) ha recogido en Alcalá de Henares, de manos Rogelio Blanco, director general del Libro, el Premio Iberoamericano Quevedos. El dibujante, cuyos personajes son parte importante de la cultura y la educación brasileña, recibe este galardón (equivalente al Premio Cervantes de las Letras, pero para humoristas gráficos) por su trayectoria profesional. Es, como su personaje más universal, menino maluquinho, un niño loco y feliz que acaba de aterrizar en España para recibir lo que él considera "el premio más importante" de su vida.

La entrega de esta distinción se inscribe en los actos de la XVI Muestra de Humor Internacional de Humor Gráfico de Alcalá de Henares, que hasta el día 25 llevará a la localidad madrileña exposiciones, conferencias y actividades relacionadas con esta disciplina que mezcla periodismo y cómic.

Un apasionado de su trabajo

Jeremías, o Bom (Jeremías el bueno), la Supermae (Supermadre), Maestra Macanuda y posteriormente Mineirinho (Minerito) y Maluquinho son algunos de sus personajes, que pronto se hicieron muy populares. En Brasil los dibujos de Ziraldo son muy conocidos, se han usado en sellos conmemorativos, en carteles, ilustraciones de libros y revistas, cajas de cerillas, carteles del Ministerio de Educación y en numerosas camisetas e ilustraciones de campañas públicas y de entidades privadas. Se confiesa un apasionado de lo que hace: "me gusta mucho trabajar. Hay una frase de El Quijote que acabo de rescatar que dice: "mi reposo es el campo de batalla". Yo me identifico con esa frase. Trabajo todo el tiempo".

Su nombre y firma (Ziraldo) es la combinación del de su madre, Zizinha y el de su padre, Geraldo. Es el mayor de siete hermanos. Se fue a estudiar a Belo Horizonte, donde estudió Derecho. "Empecé a estudiar Derecho en Brasil para poder hacer el viaje de fin de curso y poder venir a España. Estuve aquí en el año 1957 y el primer pié fuera de Brasil lo puse frente a la estatua de Colon en Barcelona. Fue una emoción absurda, lo reconozco, pero en esta época salir de Brasil para España era un privilegio muy raro", confiesa Ziraldo.

Se casó posteriormente con Vilma Gontijo. Con ella tuvo tres hijos: Daniela, Fabrizia y Antonio, que le han dado seis nietos. Desde pequeño mostró un gran interés por el dibujo, utilizaba todo tipo de soportes para plasmar sus creaciones, y la lectura. Estas dos aficiones se aúnan en los tebeos, su gran pasión; leía a Monteiro Lobato, Viriato Correa, Luz Clemente (El Mago). Se trata de un artista polifacético, es pintor, cartelista, periodista, dramaturgo, diseñador y escritor. No duda en reconocer que el mayor reto es escribir: "siempre escribir es más difícil. Todos los escritores del mundo, si tuvieran un poco de tiempo, mejorarían su texto, por eso yo nunca releo lo que escribo. El dibujo es y está terminado. Lo mejor, en todos los casos, es tener una buena idea".

Trayectoria profesional

Su carrera formal como ilustrador la inició en Era uma vez... aunque con sólo seis años publicó su primer dibujo en A Folha de Minas, donde tiempo después crearía una página de humor. También publicó en revistas como A Cigarra, O Cruzeiro, Visão y Fairplay. En 1963 comienza la publicación de su tira diaria de humor en Jornal do Brasil, la cual y durante más de 20 años, se convierte en la referencia cultural y social de Brasil, logrando Ziraldo un gran reconocimiento. A nivel internacional revistas tan prestigiosas como Graphics, Penthouse (Reino Unido), Private Eye (Reino Unido), Plexus (Francia) y Planète (Francia) y Mad (Estados Unidos) han publicado sus trabajos.

En la década de los sesenta Ziraldo crea la primera revista brasileña de cómic hecha por un solo autor, Saci de Pererê (La pandilla de Pererê), que tomaba el nombre de uno de los personajes, que junto a la pantera, el armadillo, la tortuga, el conejo y el búho formaban el universo folklórico brasileño creado por el autor. A posteriori, alguna de las historias de Pererê se usaron para libros didácticos publicados en Brasil, se editaron de nuevo en 1975 y hace pocos años fueron de nuevo reeditadas. Durante la dictadura militar sufrida por el país, de 1964 a 1984, Ziraldo se vió obligado a interrumpir la publicación aunque fundó con otros humoristas el periódico inconformista O Pasquim (El quisquilloso). Ya en 1999 crearía las publicaciones Butt y Word y tras el cierre de estos, insta a sus colaboradores en 2002 a editar la publicación Opasquim21.

Su creación literaria infantil empezaría en 1969 con Flicts, más tarde O planeta Lilás (El planeta púrpura) y Anedotinhas do Pasquim (Anécdotas del Quisquilloso) aunque será el personaje de O menino Maluquinho (El niño chiflado) el que será adaptado a teatro y cine y tendrá tiras humorísticas el personaje así como una ópera para niños del maestro Ernani Aguilar. Con la publicación de este libro logrará el mayor reconocimiento dentro y fuera de Brasil. Los libros de Ziraldo han sido traducidos a varios idiomas, incluyendo español, italiano, inglés, alemán, francés y vasco.

En 1969 recibe el Premio de la Academia de Humor en Internacional 32. Show de la Caricatura de Bruselas y el Mergahantealler, el premio otorgado por la prensa libre en América Latina, patrocinado por la Asociación de Prensa Internacional en Caracas, Venezuela. También fue invitado a diseñar el UNICEF anual de carteles, honor otorgado por primera vez un artista latino. En 1980, Ziraldo recibió su mayor honor como autor de libros para niños en la Bienal del Libro de San Paulo, y ganó el Jabuti de la Cámara Brasileña del Libro.