Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Ramiro López Dau.- Animador de cine

"Tratamos de que el dibujo haga lo que el director quiere"

Tras participar en 'Planet 51', el animador español Ramiro López Dau acaba de ser fichado por los estudios Pixar

Ramiro López Dau ha tocado techo... en España. Este madrileño de origen argentino y 27 años es uno de los animadores del filme Planet 51, una superproducción española de 55 millones de euros y que se estrenará en noviembre en EE UU de la mano de Sony. Para entonces, López Dau estará trabajando en la meca de la animación cinematográfica: los estudios Pixar, responsables de títulos como Buscando a Nemo, Ratatouille, Wall-E y la recién estrenada Up. Se unirá a otros compatriotas (Daniel López, Enrique Vila y Rodrigo Blass, son algunos de ellos) que ya saben lo que es tocar el cielo de la animación con los dedos.

Pregunta. Va a cumplir el sueño de muchos animadores de cine, trabajar en Pixar. ¿Qué representa eso para usted?

Respuesta: La verdad que no esperaba una respuesta así de Pixar. Nunca piensas que un estudio como ese se vaya a fijar en lo que tú haces y se vaya a interesar por ti. Entre los animadores siempre tenemos a Pixar como el referente absoluto de calidad, sus películas lo demuestran una detrás de otra. Por eso para mí es cumplir con un sueño por el que todos luchamos y trabajamos día a día.

P: ¿Qué hace exactamente un animador?

R: Somos como los actores en las películas normales. Tomamos un personaje y el director nos dice cómo tiene que moverse y qué expresión debe tener. Nosotros tratamos de que el dibujo haga lo que el director pide. A veces nos grabamos a nosotros mismos en vídeo para que luego nos sea más fácil reproducir los movimientos.

P: En España están apareciendo cada vez mejores productos de animación. Ha trabajado en Planet 51... pero se va. ¿Aquí no puede continuar su carrera? ¿Estamos ante una especie de fuga de cerebros?

R: Es cierto que en España cada vez se están haciendo mejores producciones, Planet 51 es un buen ejemplo de apuesta a gran escala, pero el problema de la industria española es que todavía es pequeña e inestable, en contrapunto a la industria americana. En mi caso quiero continuar aprendiendo animación y cinematografía, y pienso que en Estados Unidos, y sobre todo en un estudio como Pixar, es donde mejores posibilidades tengo de seguir absorbiendo conocimiento.

P: Con qué peli de Pixar se queda?

R: Hasta ahora mi favorita ha sido Ratatouille. Por alguna razón me encantan las películas donde triunfa un personaje que en principio no tiene ninguna posibilidad, pero que en el fondo y como dicen en la peli, "cualquiera puede cocinar". Eso sumado a que me pasé media película con los ojos vidriosos mirando la calidad de la animación que tienen los personajes... no me lo podía creer. Pero hace un mes vi Up en Estados Unidos, y me dejó en shock. De hecho voy a volver a verla porque quizás sea mi nueva favorita.

P: ¿Dónde ha aprendido lo que sabe? ¿Tiene algún maestro?

R: Mi primer profesor fue Daniel Martinez Lara, gran profesional y gran instructor. Me ayudó mucho en mis primeros pasos y sobre todo aprendí de él a tener una mentalidad de superación constante. Poco después de dar clases empecé a trabajar en Ilion, donde he seguido aprendiendo gracias al trabajo en equipo. Todos los días nos reuníamos todos los componentes del equipo de animación, tu trabajo era proyectado y todo el mundo podía decir lo que veía que funcionaba y lo que no. Es fundamental escuchar abiertamente la opinión de los demás sobre tu trabajo para poder mejorar.

P: El ordenador parece omnipresente en las películas de animación contemporáneas. ¿Qué papel juega el dibujo académico? (el de lápiz y papel)

R: No hay que dejarse engañar por la sensación de que el ordenador lo hace todo. Ni mucho menos. Es sólo una herramienta más. Todo, absolutamente todo lo que se ve en una película de animación ha sido diseñado primero en papel y lápiz: Personajes, decorados, objetos, storyboards... Nosotros como animadores solemos plantearnos las escenas haciendo pequeños dibujos a lápiz para probar diferentes opciones de manera rápida. Una vez que tienes claro lo que vas a hacer, es cuando empieza el trabajo en el ordenador. Pero es sólo una parte del proceso.

P: ¿Cuál es la baza fuerte de Planet 51?

R: Visualmente la película es impresionante. El mundo de Planet 51 ha sido diseñado con mucho cuidado y el resultado precioso. Pero personalmente lo que me encanta es la idea de que un astronauta llegue a un planeta extraño pensando que está deshabitado, y en cambio se encuentra de golpe con una civilización entera. Esto da lugar a un montón de situaciones divertidas.