De la morfina al Propofol

Una enfermera de Jackson declara que el cantante le pidió un fuerte sedante usado en los quirófanos

YOLANDA MONGE Los Angeles 1 JUL 2009 - 18:43 CET

Más sospechas de que lo que mató a Michael Jackson fue algún potente medicamento mal administrado. Quien fuera su enfermera hasta hace tres meses ha hablado y ha declarado que Jackson le pidió el pasado mes de abril un fuerte sedante conocido como Diprivan en su marca comercial y como Propofol en su uso hospitalario, ya que se trata de un fuerte analgésico que se utiliza como anestesia para inducir el sueño antes de una intervención médica. Fuentes relacionadas con la investigación informaron el pasado martes que en un registro de la residencia alquilada del cantante se habían encontrado jeringuillas y Propofol. En un princpio, se había especulado con la posibilidad de que le hubiera matado la morfina.

"Esa medicación no es en absoluto segura", le dijo la enfermera Cherilyn Lee a Jackson cuando éste le suplicó que se la administrara porque quería "dormir ocho horas". Sus servicios llegaron hasta ahí porque unos días después era despedida. Y sin embargo, cuatro días antes de la muerte del Rey del Pop, Lee recibió una llamada de uno de los asistentes personales del astro a través de la que pudo oír a Jackson quejarse, con la voz distorsionada como por el efecto de una droga, de que la mitad de su cuerpo ardía y la otra mitad estaba helada. Según el prospecto del Diprivan, este medicamento debe administrarse siempre por personas entrenadas "en el uso de la anestesia".

"Diprivan induce el sueño y reduce el ritmo cardiaco y respiratorio, lo que no es un problema cuando el paciente está bajo observación médica en un quirófano. Michael debe de ir inmediatamente al hospital", fueron las últimas palabras de Lee al equipo de Jackson. El resto es historia. Una historia que se escribe cada día con confusión y cierto oscurantismo.

A un día de que el cadáver de Michael Jackson sea trasladado desde algún lugar -no se sabe su exacta localización en Los Ángeles- hasta el rancho de Neverland en Santa Barbara, hoy no se ha oído ni una sola palabra de dónde recibirá sepultura. El último rumor hablaba de la posibilidad de un cambio de planes, que existiera una capilla ardiente en el centro de convenciones del Staples Center en Los Ángeles para viajar posteriormente hasta Neverland. O no.

Otras noticias

Una compañía de artistas londinense canta We are the world, el regalo que Jackson quiso hacer a África. A la compañía se suman todos los artistas que han participado en el memorial y cantan juntos el himno por la paz en el mundo.

VIDEOGALERIA: Vida y muerte de Michael Jackson / AGENCIA ATLAS

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana