Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido reducirá la velocidad a los que realicen descargas pero no cortará la conexión

Siete millones de británicos utillizan el p2p habitualmente

Francia no va a marcar el paso en Europa de la lucha contra las descargas en Internet. Su modelo de tres avisos y corte de conexión cada vez tiene menos adeptos. El Reino Unido, uno de los países que más había apostado por el llamado modelo Sarkozy, parece que se va a distanciar del mismo en el último momento. La normativa sobre esta materia -la Digital Britain- que se publicará el 16 de junio contempla medidas restrictivas para los internautas que realicen descargas masivas de archivos pero renunciando al corte permanente de la conexión, según publica la edición digital de la BBC.

Los usuarios que descarguen archivos protegidos por derechos de autor recibirán tres avisos por parte de la autoridad gubernamental encargada del control de Internet y, si ignoran esos avisos, se enfrentarán a sanciones como la reducción de la velocidad de acceso a la red, o desconexiones puntuales (segundo o minutos) con el objeto de interrumpir las descargas.

El secretario de cultura británico, Andy Burnham, ha asegurado que las autoridades descartan completamente dejar a los usuarios sin Internet por parecerles una medida desproporcionada. La solución británica es precisamente la que propone la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, la plataforma que engloba a la industria cultural y audiovisual española, en las negociaciones que mantiene con los operadores de acceso a Internet, englobados en la asociación Redtel. Precisamente esta semana se hizo público un informe de The Strategic Advisory Board For Intellectual Property, un consejo consultivo del Gobierno que vigila por la propiedad intelectual, en el que se advertía que siete millones de internautas en el Reino Unido realizan periódicamente descargas de música, películas, videojuegos y software protegidos por derechos de autor.

Sólo en un día, la investigación detectó que 1,3 millones de personas estaban utilizando programas p2p de intercambio de archivos. El informe señala que las descargas le cuestan a la industria cultural británica 120 millones de libras.

Más información

  • Siete millones de británicos utillizan el p2p habitualmente