Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maazel deja la dirección musical del Palau de les Arts con una 'Turandot' fascinante

La última obra de Puccini ha sido la octava ópera que el franco-estadounidense ha dirigido en el coliseo valenciano

Lorin Maazel se ha despedido de la dirección musical del Palau de les Arts de Valencia con una versión fascinante de la ópera Turandot, de Giacomo Puccini, que cierra tanto la temporada 2008-2009 como su etapa al frente de la orquesta titular del coliseo valenciano, que ha situado en apenas cuatro años en unos altos niveles de calidad.

Aunque la producción de la última ópera de Puccini ya se había estrenado en la primera edición del Festival del Mediterráneo, en mayo de 2008 con presencia de la reina Doña Sofía, Lorin Maazel ha cosechado un rotundo éxito al frente de la Orquesta de la Comunitat Valenciana, a la que ha llevado con precisión, rigor y sacando todos los matices de la partitura.

La última obra de Puccini ha sido la octava ópera que Maazel ha dirigido en el Palau de les Arts y la tercera de esta temporada 2008-2009, que él mismo inauguró con Parsifal, de Richard Wagner (octubre de 2008), y que luego continuó con Luisa Miller de Verdi (noviembre de 2008).

También estaba previsto que dirigiera Fausto de Gounod, en febrero de 2009, aunque una indisposición hizo que fuera sustituido por Frédric Chaslin.

En las dos temporadas anteriores, este director, nacido en 1930 en Francia y de padres norteamericanos, ha dirigido en el Palau óperas de Mozart (Don Giovanni, diciembre de 2006), de Verdi (Simón Boccanegra -marzo de 2007- y Don Carlo -diciembre de 2007), de Ravel(una versión en concierto de El niño de los sortilegios, marzo de 2007) y de Puccini (Madama Butterfly, abril de 2007).

Calurosa despedida

Al final de la representación, el público valenciano le dedicó las más calurosas ovaciones, en reconocimiento a su labor como máximo responsable musical del Palau de les Arts.

Del cuadro artístico-vocal ha destacado la soprano Elisabete Martos, que ha encarnado a una Turandot pletórica de fuerza, y la también soprano Alexia Voulgaridou, en la tierna y fiel Liu, que en esta versión no se quita la vida con la daga de un soldado, sino que se estrangula con su pañolón.

El papel de príncipe Calaf ha sido interpretado por el tenor Marco Berti, con amplias facultades, aunque se echó en falta algo de sensibilidad en algunos pasajes, como en el aria de Nesum dorma, al inicio del tercer acto.

Tuvieron también una actuación destacada el bajo Alexander Tsymbalyuk, con un convincente Timur, así como el trío formado por Fabio Previati (Ping), Vicenç Esteve (Pang) y Gianluca Floris (Pong), que emularon a los cómicos de la comedia dell'arte italiana.

Además de la Orquestra de la Comunitat Valenciana, el Coro de la Generalitat estuvo en su habitual nivel de excelencia, en una ópera en la que los coros tienen un destacado protagonismo, bien arropado por la Escolanía de la Mare de Deu dels Desemparats en las voces blancas.

Correcta la dirección de escena de Allex Aguilera (con muchos movimientos del pueblo par arropar a los personajes principales), que se suma a la espectacularidad de la escenografía de Liu King y la vistosidad del vestuario de Chen Tong Xun.