Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jesús Mosterín: "Internet es el reino de la libertad absoluta"

El filósofo publica 'La cultura humana', un libro de divulgación sobre las formas culturales

Nunca se ha sentido el filósofo Jesús Mosterín como un científico aislado del mundo o como un intelectual despegado de la sociedad. Todo lo contrario. Quizá sea este catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia, nacido en Bilbao en 1941, uno de los pensadores españoles que más ha contribuido a la divulgación de su especialidad. Investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y autor de más de una veintena de libros, Mosterín acaba de publicar La cultura humana (Espasa), un ensayo donde analiza conceptos básicos, al tiempo que traza una panorámica de los cambios culturales, desde el origen de la escritura hasta Internet pasando por las manifestaciones audiovisuales, el vestido o los viajes.

Desde la perspectiva de filósofo generalista, no vacila al señalar que "Internet es el reino de la libertad absoluta". "Se trata de un sistema", añade, "donde nadie puede entrar para interferir o para prohibir. Ni los gobiernos, ni la Iglesia, ni los partidos políticos, ni los bancos... De hecho, incluso tengo dudas sobre la posibilidad de vigilar el uso de la pornografía a través de la red. Ahora bien, Internet supone una revolución en usos y costumbre, pero por supuesto no es la primera ni la más importante en la historia de la humanidad. Basta recordar, por ejemplo, lo que significó el Neolítico con la llegada de la agricultura y la sociedad sedentaria o la invención de la escritura o de la rueda, la construcción de las ciudades, la aparición de la imprenta o la llegada de la aviación. De todos modos, la cultura siempre ha tenido problemas de libertad de expresión y esa barrera la ha roto Internet definitivamente".

A partir de la premisa de que la revolución de Internet, -unida a que los viajes se han generalizado hasta límites increíbles-, ha terminado con el aislamiento de cualquier sociedad, Mosterín no cree que esa globalización haya eliminado la diversidad cultural. "Es cierto", comenta el ensayista, "que puede existir un cierto riesgo de uniformidad en el vestir o en algunas costumbres. No obstante, el rasgo definitivo de la globalización pasa por la pérdida de atadura a un territorio. Es decir, hace un siglo un español sólo podía probar comida china si viajaba a la otra parte del mundo y ahora tiene un restaurante asiático en cada esquina".

Autor de obras como Ciencia viva y La cultura de la libertad, Jesús Mosterín se ha propuesto con su última obra contribuir a la claridad y el rigor de las ideas. "Se emplean hoy en día muchos conceptos confusos y equívocos en relación con la cultura", explica el profesor. Después de lamentar la escasa divulgación científica que se publica en España, el filósofo Mosterín afirma que muchos profesores universitarios están obsesionados con temas burocráticos y administrativos en lugar de investigar y escribir. "A diferencia de sus colegas de otros países europeos o de Estados Unidos, no se proponen divulgar sus conocimientos a través de los libros y de los medios de comunicación. Está claro que el sistema educativo y la prensa representan los vehículos clave para alcanzar una sociedad más justa y mejor informada".