Identificadas las palabras más antiguas del inglés

Un programa informático de la Universidad de Reading cataloga 'I', 'We', 'Two' y 'Three', como los vocablos más tempranos históricamente

Científicos británicos han identificado algunas de las palabras más antiguas del idioma inglés, entre las que se encuentran I (yo), we (nosotros), two (dos) y three (tres), a partir de un programa informático que también pronostica las palabras que se extinguirán con más rapidez. El programa, ideado por la Universidad de Reading (Reino Unido) permite conocer la evolución de las palabras del inglés y del resto de lenguas con una raíz común indoeuropea, que son la mayoría de las que se hablan desde la India hasta Europa Occidental.

El modelo informático puede predecir también algunas de las palabras con mayores posibilidades de estar en vías de extinción, que en el caso de la lengua inglesa son, entre otras, "squeeze" (apretón), "guts" (tripas), "stick" (palo) y "bad" (malo). Los investigadores de Reading, dirigidos por el biólogo especializado en evolución Mark Pagel, utilizaron un súper-ordenador de la Universidad para hacer un seguimiento exhaustivo en el tiempo de las palabras y de sus relaciones con palabras de otras lenguas.

De esta manera, lograron desarrollar estimaciones acerca del tiempo que hace que una determinada palabra ancestral diverge y se utiliza para el mismo concepto por dos o más lenguas distintas. Esas estimaciones se integraron en un algoritmo, que permite conocer matemáticamente las palabras que se utilizaron en una determinada fecha del pasado y las que se emplearán en el futuro.

"Escribes la fecha del pasado o del futuro y te dará una lista de las palabras que han cambiado yendo para atrás en el tiempo y las que cambiarán en el futuro", explicó Pagel a la BBC. Según el investigador británico, "de esta lista puedes obtener una guía de conversación con palabras que podrías usar si aparecieras y pudieras hablar, por ejemplo, con Guillermo el Conquistador (rey de Inglaterra en el siglo XI)".

El programa ofrece una lista de palabras que no han variado mucho desde su raíz ancestral común, palabras que ofrecen sonidos similares a las de sus "descendientes" modernos y cuyos significados pueden por tanto ser reconocibles sólo por el sonido. Sin embargo, el modelo no puede averiguar palabras que existieron y que ya se han extinguido y sólo puede sugerir, sin garantía de acierto total, cómo sonaría una palabra de hoy hace 1.000 años.

El principal hallazgo de esta investigación es que la frecuencia con la que se utiliza una palabra y la permanencia en las distintas lenguas evolucionadas a raíz de un hablar común redundan en su duración en el tiempo sin cambios significativos, de manera que las palabras más comunes son en líneas generales las más antiguas.

Otras palabras cambian muy rápido y son reemplazadas por otras, como por ejemplo "dirty" (sucio), una palabra de la que existen en la actualidad 46 variantes en las lenguas indoeuropeas, algo que también ocurre con las citadas "stick" (palo) y "guts" (tripas). Los verbos, constataron los investigadores, también tienden a cambiar con rapidez, de manera que "push" (empujar), "turn" (girar), "wipe" (pasar un trapo) y "stab" (apuñalar) están en la lista de los términos que no se emplearán en el inglés de dentro mil años.

"Pensamos que algunas de las palabras tienen una antigüedad de hasta 40.000 años. Los sonidos empleados para crear estas palabras podrían haber sido realizados por todos los hablantes de las lenguas indoeuropeas a lo largo de la Historia", explicó Pagel. El paso dado por los investigadores de Reading permite conocer algo más del mecanismo original que vinculó los primeros sonidos a los conceptos en la mente de los seres humanos primitivos. Pagel lo compara al juego del teléfono roto. "Lo que sale de ese juego es un galimatías y, más o menos, cuando hablamos entre nosotros a lo largo del tiempo estamos jugando esta versión masiva del teléfono estropeado", dijo.

Otras noticias

ESPECIAL

Pity' (1795), de William Blake. Cuadro basado en 'Macbeth'. Colección del British Museum, Londres.

450 años de Shakespeare

Fuente de fertilidad literaria, el dramaturgo y poeta sigue siendo el escritor que corre más por las venas de los autores del presente. Un estímulo que alimentan novelas, películas o series

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana