Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coldplay, acusado de plagio al tercer día de sacar su último disco

Un pequeño grupo de Nueva York arrasa en YouTube comparando "Viva la vida" y su propia canción

The Songs I didn't Write (Las canciones que no escribí), del desconocido grupo neoyorquino Creaky Boards y Viva la vida, el single del último gran éxito de Coldplay, son la misma canción. Es lo que asegura el vídeo que el cantante de los Boards colgó en la página de vídeos YouTube el pasado domingo, tres días después del lanzamiento mundial del último disco de la banda inglesa, Viva la Vida or Death and All His Friends, según cuenta el diario británico The Independent en su edición de hoy.

Andrew Hoepfner, líder del grupo neoyorquino del circuito antifolk estadounidense, compara en el vídeo su canción y Viva la vida, mientras explica lo feliz que estuvo su grupo al descubrir al cantante de Coldplay, Chris Martin, entre los asistentes a un concierto que dieron en Nueva York el año pasado. "Nos sentimos muy halagados al ver a Martin entre el público y ver cómo disfrutaba... tal vez disfrutaba demasiado", cuenta el vídeo.

Lo cierto es que las melodías de ambas canciones coinciden en el planteamiento del estribillo: ambos comienzan con la misma nota larga, sólo que la bajada al concluir la frase final es distinta. De cualquier modo, los Creaky Boards se limitan a acusar a los Coldplay de plagio y a desearles lo mejor en la vida. Aunque dejan la puerta abierta a futuras colaboraciones. "Tengo algunos micrófonos que sirven para grabar en mi dormitorio", concluye Hoepfner.

Los ingleses lo han negado tajantemente a través de su representante el mismo domingo: "Primero, en la noche de octubre en que el grupo dice que Chris Martin les estaba viendo, Chris estaba trabajando en el Air Studio de Londres, y podemos demostrarlo. Segundo, aunque hubiera estado en el concierto, Viva la vida fue escrita y enseñada siete meses antes de la noche en cuestión, por lo que no hay posibilidad de que fuera copiada". Fuentes cercanas al grupo británico afirman que es improbable que emprendan acciones legales contra los Creaky Boards, aunque sí les van a exigir que se retracten públicamente.

De cualquier modo, el vídeo de Hoepfner ha arrasado en YouTube: en su primer día en la Red, fue visto por casi de 300.000 personas. También en MySpace, una página que permite a los grupos mostrar su música, la canción en disputa ha sido la más escuchada del grupo. Es una buena publicidad para un grupo poco conocido fuera de su circuito. Los Creaky Boards no parecen muy decididos a demostrar su orignalidad, tal vez por un cálculo de coste y beneficio. De esta forma por lo menos, obtienen una buena promoción.