Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Radiohead, una banda diferente

El grupo que lidera Thom Yorke presenta 'In Rainbows' en el Festival Daydream de Barcelona, su única actuación en España

Thom Yorke no es un personaje normal, tampoco es un ser humano excepcional, tan solo un músico diferente. Y eso se ha proyectado desde siempre en su forma de entender la música. Desde los años de Pablo honey al reciente recopilatorio que su ex compañía ha publicado tras su marcha. Así fue en su proyecto en solitario Eraser y en el último en conjunto In rainbows.

Yorke, que este año cumplirá los cuarenta, nació con un ojo paralizado que de niño le llevó de operación en operación. Se licenció en literatura y arte en la Universidad de Exester y se lanzó a la música tras casarse con su novia de toda la vida.

Su música, clasificada de revolucionaria, experimental y etiquetada desde finales de los noventa como el sonido del nuevo siglo, trata de los temas que rondan la a veces atormentada cabeza de este hombre. La modernidad, la tecnología, el existencialismo, la soledad o el amor iluminan su camino.

Pero Radiohead no es un grupo convencional, un grupo que gira poco y caro, que elige sus destinos, que es capaz de rechazar una esperada comparecencia en Glastonbury (el festival más prestigioso del mundo) por motivos medioambientales, capaz de ofrecer su nuevo trabajo por la voluntad y al salir a la venta llegar todavía al número uno en muchos países. Aunque no todo ha ido siempre rodado para los chicos de Oxford. La prestigiosa revista inglesa NME calificó sus inicios como ?una imitación cobarde de una banda de rock? o incluso cuando la BBC radio retiró su primer single Creep de emisión por considerarla demasiado depresiva.

Pero Creep triunfó en EEUU, tanto que la gira promocional de su primer disco duró casi dos años, tanto que la banda casi se separa, tanto que esa canción no la han vuelto a tocar en directo. Sobre el sonido de aquel primer trabajo se fue cimentando el futuro de la banda en discos como The Bends, OK Computer, Kid A, o Amnesiac, periodo en el que Yorke padeció una fuerte depresión.

Ya estaban en la cima, una encuesta del Channel 4 británico aupaba OK Computer como el mejor disco de la historia, lo mismo que proclamaba Michael Stripe cantante de REM, fan de la banda y amigo de Yorke.

Desde arriba podían romper las reglas del juego. Publicaban Kid A y decidían que no tendría ningún single porque el disco había que escucharlo entero. Se centraban en su faceta humana. La única aparición de la banda en 1998 fue para un concierto de Amnistía Internacional. Al año siguiente Yorke comparecía en Ámsterdam para un concierto a favor de la libertad del Tibet. Para su nuevo gira el grupo realizará una serie de conciertos con bajas emisiones de carbono para preservar el medio ambiente. Por eso no actúan en lugares en los que no se respeta la naturaleza. Y ahora toca conquistar Barcelona, enamorar de nuevo a España, demostrar todos esos motivos por los Radiohead es una banda diferente.