Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Locura de película en Nueva York

Turistas invaden Manhattan atraídos por el estreno de 'Sexo en Nueva York, la película'

Miles de turistas invaden estos días la Gran Manzana atraídos por el muy esperado estreno de la película Sexo en Nueva York, mientras muchos comercios de la ciudad hacen su agosto con los ingresos que ya está dando la promoción del filme. Mientras el multitudinario estreno de la película en Londres demostró que el éxito de la serie televisiva, que finalizó hace cuatro años, ha traspasado todas las fronteras, en Nueva York el fenómeno resulta casi enfermizo.

La expectación sobre esta película, que se estrena el 30 de mayo en Nueva York, es tal, que no pasa un sólo día sin que alguno de los periódicos de la ciudad cuente alguna anécdota de sus cuatro protagonistas o especule sobre cómo acabará el filme, e incluso sobre si habrá una segunda parte.

La máquina de promoción de la película ha hecho que las caras de Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) y sus amigas Samantha (Kim Cattrall), Charlotte (Kristin Davis) y Miranda (Cynthia Nixon) estén en prácticamente todas partes, desde vallas publicitarias a paradas de autobús o portadas de revistas.

Además, muchos neoyorquinos hasta se han sentido molestos porque el estreno mundial de la película haya sido en Londres. Sexo en Nueva York se ha convertido así en el mejor anuncio que podía tener la ciudad, y miles de turistas, sobre todo europeos, la han tomado como principal destino después de ver las aventuras de sus protagonistas.

Así las principales atracciones turísticas de este mes de mayo no son el Empire State Building o la estatua de la Libertad, sino la escalera de la casa de Carrie o el bar donde las chicas brindan con los cócteles 'Cosmopolitan'. Muchos turistas han planeado su visita a Nueva York basándose en las vidas de las protagonistas de la serie, y vienen para comprar en las mismas tiendas y visitar los mismos lugares, que se han hecho de oro gracias a la producción.

El paseo en autobús que lanzó la empresa 'On Location Tours' en el 2001, con el que se visitan algunos de los lugares emblemáticos de la serie, ha alcanzado ya tanta fama que hay veces en las que salen hasta diez autobuses diarios. A 42 dólares por persona, y 53 fans en cada autobús.

Como muchos otros negocios de Nueva York, la compañía tiene preparado un paquete especial para el día del estreno de la película: por 130 dólares los afortunados que reservaron a tiempo disfrutarán de una proyección privada, del tour y de una fiesta en la discoteca Guest House de Manhattan.

"El negocio ha crecido más del 20 por ciento desde que empezó a grabarse la película, y mucha gente vino en invierno para ver si podía ver parte del rodaje, aunque desde que se conoció la fecha del estreno no damos abasto", explicó a Efe Stacy Jacobs, guía del tour. En un paseo de tres horas por Manhattan los amantes de la serie pueden ver el tráiler de la película -en la que su protagonista, Sara Jessica Parker, se cambia hasta 81 veces de ropa-, y conocer la zona de SoHo -donde se grabaron la mayoría de las escenas-, mientras juegan a responder a todo tipo de preguntas sobre la serie.

Los pasajeros son mayoritariamente estadounidenses, aunque hay un gran número de extranjeros de los cinco continentes, pero, eso sí, son mujeres en un 90 por ciento, algunas acompañadas por sus resignados compañeros masculinos. Durante la visita se pasa por delante de una treintena de lugares que aparecen en la serie, como el Hotel Plaza, la joyería Tifanny''s, el restaurante Pastis, o las tiendas de zapatos de Manolo Blahnik y Marc Jacobs, donde se dedicaban a comprar todo tipo de artículos.

En su primera visita a Nueva York, la publicista Marie Ann Bailom aseguró a Efe: "he venido desde Suecia principalmente para comprar: he visto todos los episodios de la serie y estoy disfrutando muchísimo de la ciudad". La fan de "Sexo en Nueva York" confesó estar "muy impaciente" ante el estreno de la película, aunque lamentó tener que volver a su país antes del estreno.

"Es una pena pero tendré que esperar hasta finales de junio para poder verla en Suecia", comentó mientras se tomaba uno de los famosos 'cupcakes' (magdalena con crema glaseada) de la archiconocida pastelería Magnolia Bakery, frecuentada por las protagonistas de la película.