Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela ganan el Príncipe de Asturias de las Artes

Es una institución que busca transformar la vida de menores.- 400.000 niños se han beneficiado

Las Orquestas Infantiles y Juveniles de Venezuela han sido galardonadas este mediodía en Oviedo con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes en su edición de 2008. El jurado ha otorgado a las Orquestas este galardón "por haber combinado, en un mismo proyecto, la máxima calidad artística y una profunda convicción ética aplicada a la mejora de la realidad social". El Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (FESNOJIV), creado hace treinta años por el compositor y economista José Antonio Abreu, es un proyecto destinado a transformar la vida de los menores de ese país mediante su integración en una red de 120 orquestas.

"En colaboración con primeras figuras de alcance universal, el sistema creado por el maestro Abreu ha formado a directores e intérpretes del más alto nivel, a partir de una confianza audaz en el valor educativo de la música para la dignidad del ser humano", ha añadido José Lladó Fernández-Urrutia, presidente del Jurado .

Hasta ahora más de 400.000 niños se han beneficiado del programa, del que participan actualmente un cuarto de millón de niños y jóvenes con edades comprendidas entre los 2 y los 25 años. A la última ronda de votaciones han llegado también las candidaturas del arquitecto japonés Tadao Ando y del compositor francés Pierre Boulez.

La organización incluye también talleres para niños y jóvenes, en los que aprenden a construir y reparar instrumentos y programas especiales para chicos con discapacidades o dificultades de aprendizaje, como el Coro de Manos Blancas, compuesto por niños sordos. La FESNOJIV presta asistencia técnica y organizativa a todas las escuelas públicas que solicitan su integración en el sistema musical y se apoya en las asociaciones de vecinos, de padres, ayuntamientos y representaciones institucionales para facilitarles los locales de ensayo o los instrumentos musicales necesarios.

Primero de ocho galardones

El fallo del galardón de las Artes ha sido el primero de los ocho Premios Príncipe de Asturias en concederse en la edición de 2008, dotados todos ellos con 50.000 euros y la reproducción de una estatuilla diseñada por Joan Miró. Al Premio optaban 28 candidaturas de 15 países, entre las que figuraban las de los músicos Leonard Cohen y Ennio Morricone, el cocinero Ferran Adrià, el dramaturgo Peter Brook, la violinista Anne-Sophie Mutter, los cineastas Emil Kusturica y Víctor Erice, el Circo del Sol, el Misterio de Elche, Les Luthiers y Fernando Botero.

También se presentaron propuestas para premiar a instituciones como la Scala de Milán, el Teatro Bolshoi y el Palau de la Música de Barcelona, además de una amplia representación de la arquitectura con candidatos como Rafael Moneo, Jean Nouvel o Frank Gehry. En ediciones anteriores el Premio de las Artes recayó, entre otros, en Miquel Barceló, Paco de Lucía, Bárbara Hendricks, Sebastiao Salgado, Vittorio Gassmann, Joaquín Rodrigo, Fernando Fernán Gómez y Krzysztof Penderecki.

Gustavo Dudamel: "Es un gigantesco estímulo"

El director de la Filarmónica de Los Ángeles, Gustavo Dudamel, aseguró hoy que el Premio Príncipe de Asturias de Las Artes, que fue otorgado hoy a las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, supone un "gigantesco estímulo" para seguir luchando. El músico se formó en el Sistema de Orquestas fundado por José Antonio Abreu.
En unas declaraciones remitidas a la Fundación Príncipe de Asturias, Dudamel aseguró que "para el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela es un indescriptible honor recibir el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2008". Recordó que el sistema es "fruto del ideal de un hombre de infinita alma como lo es el maestro José Antonio Abreu, quien hizo realidad este sueño palpable en el que la música puede salvar vidas rescatando las ilusiones de centenares de miles de niños y jóvenes que hoy pertenecen a esta hermosa iniciativa".
"Para mí, como producto absoluto de este Sistema, significa un gigantesco estímulo para seguir tocando y luchando junto a mi maestro y todos mis compañeros y así continuar multiplicando por millones esta hermosísima idea que, sin duda, puede cambiar la sociedad brindando sensibilidad, fe y esperanza a las futuras generaciones alrededor del mundo", aseguró Dudamel en relación al galardón.

Más información