Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Crónica de la destrucción de Babilonia

La macroexposición de Londres sobre la ciudad bíblica reflejará cómo la ocupación de Irak ha deteriorado los yacimientos arqueológicos

La antigua ciudad de Babilonia, situada en el actual Irak, ha sido durante 2.000 años el símbolo de la arrogancia humana. Al final, su legado está siendo destruido, pero no debido a la cólera divina sino los tanques de Estados Unidos. Éste es uno de los asuntos que denuncia la macroexposición sobre Babilonia en el British Museum, en Londres, que recupera el esplendor de la legendaria urbe y que incide en los daños que la tropas de la coalición han provocado en importantes restos arqueológicos durante la ocupación del país.

El museo mostrará vídeos y fotografías para mostrar cómo las cintas de oruga de los tanques, el puente de aterrizaje de los helicópteros y los derrames de combustible han deteriorado yacimientos arqueológicos inexplorados de uno de los emplazamientos históricos más importantes del mundo, según The Guardian. El British Museum incluye este proyecto en un gran estudio sobre Babilonia que abarca desde el reino de Nabucodonosor, en el siglo VI antes de Cristo, hasta la actualidad.

Objetivo: remover conciencias

Los comisarios del museo han descubierto que los cazadores de recuerdos han deteriorado los yacimientos de la famosa Puerta de Ishtar y han robado relieves en ladrillo de dragones, y que el avance de los vehículos militares ha quebrado partes del Camino procesional, que data de hace 2.600 años y que llevaba al palacio de Nabucodonosor.

El alcance de la exposición es muy amplio, ya que ofrece un panorama de los mitos y realidades que envuelven la ciudad, famosa por su torre bíblica y sus jardines colgantes, pero la decisión de mostrar el impacto de la guerra en Irak probablemente remueva algunas conciencias.

"La desesperada necesidad de conservar el patrimonio cultural de Irak" es una de las prioridades de los comisarios de la muestra, según explica Hannah Bolton, portavoz del museo. La exposición, que se inaugurará en noviembre, describirá "la trágica historia reciente" de Babilonia "mediante vídeo y fotografías", añade Bolton.

Babilonia es "uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo", según el jefe del departamento de Oriente Medio del British Museum, John Curtis. La civilización babilonia cuenta con la primera lengua escrita y el primer código legal del que se tiene noticia, así como con los primeros ejemplos del uso de diccionarios, de la astrología y de pesos y medidas. Curtis también ha elaborado un informe sobre los daños causados por las tropas de la coalición y que formará la columna vertebral de la parte final de la exposición. Se centrará en el impacto del régimen de Sadam Hussein. En la década de los años ochenta, Hussein reconstruyó el palacio de Nabucodonosor mediante la colocación de un zigurat de cemento en un montículo sobre los restos arqueológicos de la ciudad.

La construcción indignó a los expertos en historia antigua. El historiador de la arquitectura Dan Cruikshank, que visitó la versión de Hussein del palacio, señala que se quedó "conmocionado al ver lo horroroso que era". "Nunca se debería haber instalado un cuartel militar en Babilonia, y hacerlo se podría comparar a la construcción de un campamento junto a Stonehenge o a la sombra de la Gran Pirámide", según señaló Curtis en un artículo de una revista el pasado fin de semana.

Su informe detalla que algunos importantes depósitos arqueológicos fueron utilizados para rellenar sacos terreros y que el vertido de gravilla y combustible sobre los yacimientos dañó los restos subterráneos. "Es una tragedia del mayor alcance cultural que está sucediendo ante nuestros ojos y a nadie parece importarle", señala Cruikshank. "El British Museum tiene toda la razón al dar la voz de alarma. Necesitamos discutir lo que está ocurriendo en este lugar y en los otros 10.000 yacimientos en todo Irak que no han sido completamente documentados y catalogados".

La exposición ha sido organizada en colaboración con los museos nacionales de Berlín, que cuenta con la Puerta de Ishtar de Babilonia, y con el Louvre de París. Algunas de las piezas más destacadas serán los paneles esmaltados que muestran tres leones y un dragón sobre un fondo azul brillante, que formaba parte del Camino procesional. También se expondrán tabletas de arcilla con escritura cuneiforme, la mayoría de las cuales aún esperan a ser traducidas.