Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La presidenta de la Academia de Cine, contra la banda ancha

González-Sinde se pregunta: ¿para qué necesitamos ADSL a no sé cuántos gigas?

La presidenta de la Academia de Cine, Ángeles González-Sinde, criticó hoy "la demagogia y la falta de información" de quienes atacan a los creadores al hablar del canon digital y muestran "más empatía" hacia las empresas importadoras de tecnología. La directora y guionista también se dirigió a los operadores de televisión, a quienes recordó que programar en sus parrillas cine español es "más rentable". A su vez, alertó de una posible "fuga de talentos" hacia EEUU si no se valora la cinematografía nacional.

"Hay mucha demagogia y mucha mala información sobre el canon digital y eso, a los que nos dedicamos a la cultura, nos duele", afirmó en Madrid, durante un encuentro de Nueva Economía Forum. "La Propiedad Intelectual genera mucho volumen de negocio y tener ideas es un patrimonio muy importante como lo son las patentes industriales", apuntó, criticando que exista "una falsa idea progreista de que la cultura debe ser gratis". "Y los antibióticos ¿no?", se preguntó.

González-Sinde aseguró que a los creadores les va "fantástico" con el Ministerio de Cultura pero dijo estar preocupada porque el de Industria "sienta más empatía hacia el importador de tecnología que con las necesidades de 8.500 autores y creadores". Señaló que el canon digital le parecía "una jugada maestra" de los fabricantes e importadores de tecnología, que además tienen un comportamiento en España "mucho más soberbio" que en otros países.

También consideró que los fabricantes han generado un movimiento para "convencer a los internautas y a los ciudadanos de que son ellos los que tienen que pagar el impuesto" cuando el canon "debe pagarlo los que fabrican aparatos". "Seamos todos sinceros, ¿para qué necesitamos todos una línea de ADSL de no sé cuanto gigas? ¿Para mandar e-mails? Telefónica sabe que el 80 por ciento del volumen de tráfico en sus líneas es descarga de archivos", denunció, recordando que el canon "permite que podamos hacer uso privado".

Para González-Sinde, culpar a los creadores de la crisis del cine español no es justo, porque "todos tenemos una cuota de responabilidad". "No hay que cuestionar a nuestros artistas. Hay un retorno enorme del gasto de cultura para la sociedad", prosiguió denunciando asimismo que haya habido una lamentación por hablar de la Ley del Cine y no de la Ley de la Sociedad de la Información, "que, hoy por hoy, nos afecta más, y las operadoras de telecomunicaiones se han ido de rositas disfrutando de sus beneficios".

Compensar a la sociedad

Respecto a los operadores de televisión, la presidenta de la Academia reconoció que el cine necesita de la televisión para su difusión. Al referirse al 5 por ciento al que están obligados a invertir en cine nacional, González-Sinde reseñó que las televisiones tienen "una posición ventajosa" al disponer en exclusiva de las ondas y de una concesión del Estado y, por ello, "deben compensar al conjunto de la sociedad".

"Que las televisiones contribuyan a hacer un país mejor y unos ciudadanos mejores", sentenció, agregando que si los directivos se quejan de que el cine ya no funciona en la pequeña pantalla deben apostar por el cine español.

"No explican que, en realidad, son más rentables las películas españolas y cuestan menos dinero", afirmó, recordando que para poder emitir una entrega de la saga 007 han tenido que aceptar "un lote inmenso" de películas americanas "que ni fu ni fa". "La televisión está perdiendo audiencia como el cine en salas", aseguró, pidiendo a las teles que programen más espacios culturales para "fidelizar" a la audiencia.

También recordó que la diversificación en cine es beneficiosa y que si alguien en 1996 no hubiera apostado por la ópera prima de Alejandro Amenábar, 'Tesis', como lo hizo el productor independiente y cineasta José Luis Cuerda, ahora el realizador no estaría rodando en Malta una superproducción que "acapara el 5 por ciento de una televisión". "Se dilapida el talento y puede haber una fuga de talentos a EEUU", advirtió.

Subvenciones modestas

Destacando que el cine español no es una industria "raquítica", aclaró que las subvenciones tan criticadas desde algunos sectores dedicadas al cine son "modestas". De los 1.175,41 millones de euros dedicados a Cultura, el ICAA se lleva 101 de los cuales 85 van destinados al Fondo de Protección de la Cinematografía.

González-Sinde, quien lamentó que no se considere al cine español como "un instrumento estratégico" en la economía del país, puntualizó que a los cineastas españoles no les importa que el cine de Hollywood conviva con el suyo en las pantallas. Pero sí criticó que "sus productos de segunda, los malos, desplacen al cine europeo".

"No se trata de aplastar, sino de convivir. EEUU sabe desde los años 30 que el cine es la locomotora que tira de otras industrias: vende historias, razones, ideas... Hay que proteger al cine europeo de la aniquilación, porque es un material sensible y vulnerable", concluyó, recordando que "por algo será" que en EEUU el cine es la segunda industria, detrás de la Aeronáutica.