Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cuerpo como fetiche

La mirada provocadora de Elmer Batters, uno de los maestros de la fotografía erótica, llega al IVAM

L'Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) de Valencia repasa, en 66 fotografías realizadas entre las décadas de los 50 y los 80 y 27 portadas de revista, el fetichismo que caracteriza la obra del fotógrafo estadounidense Elmer Batters (Milwaukee, 1917 - California, 1997) en la primera exposición individual que se le dedica en España, según ha anunciado hoy la directora del museo, Consuelo Císcar en una rueda de prensa.

El IVAM acoge, desde hoy y hasta el 2 de marzo en la sala La Muralla, la muestra retrospectiva de Batters en la que las medias, las piernas y los pies de sus modelos femeninas constituyen los "elementos centrales que le hicieron pasar a un primer plano del arte contemporáneo", ha destacado la directora el museo, Consuelo Císcar.

La comisaria de la exposición, Marga Paz, ha subrayado la "atipicidad" de Batters, que cumple con la categoría contemporánea de mezclar la "alta y baja cultura" situada dentro del arte popular. Ha recordado también que hasta el final de su vida no se le consideró como un fotógrafo de "enorme calidad artística", lo que "más sorprende" de este caso.

En ese sentido, el arte actual descubre la posibilidad de valorar esta "obra autodidacta y personal" de Elmer Batters, que fotografiaba para sí mismo, reflejando sus obsesiones "como todos los artistas", ha matizado la comisaria. "Los autores actuales han permitido el hallazgo de ciertas obras que en su momento no se consideraban artísticas", ha señalado Paz.

Según la comisaria, se desconoce la influencia de Batters en otros fotógrafos porque fue un "personaje escondido y poco conocido", aunque "podemos observar en obras de otros artistas aspectos que recuerdan a sus trabajos". Paz se ha referido al concepto de feminidad "particular y personal" del creador, que no responde "ni a modas ni a la época" en la que se desarrolló su obra.

Respecto a las protagonistas de las fotografías, Paz ha explicado que Elmer Batters contrataba a modelos profesionales "muy femeninas y con formas redondeadas" a través de agencias para fotografiarlas, mayoritariamente, en su propia casa y acompañado de su esposa, de forma que la iluminación era "determinante" y mostraba su caracter íntimo y familiar.

Sabiduría de los pies a la cabeza

En la obra del artista estadounidense se plantea el cuerpo como "un edificio popular de sabiduría", con vida propia donde el "cuerpo en acción y la naturaleza humana son las protagonistas", ha comentado Císcar.

Elmer Batters debutó como fotógrafo a finales de los años cuarenta en revistas para adultos que mostraban chicas con escasa ropa acompañada por artículos de tono picante. Su obsesión por el cuerpo femenino le originó problemas con la censura de la época lo que le llevó a abandonar la edición de revistas y vender sus trabajos a particulares. De esta forma, el editor alemán Benedikt Taschen, coleccionó las fotografías, parte de ellas son las que se exponen a partir de hoy en el IVAM. El fotográfo Eric Kroll descubrió la obra de Batters en los años noventa y gracias a ello, no pasó desapercibida para el mundo del arte.

El verdadero reconocimiento internacional de su obra llegó poco antes de su muerte con la publicación de dos monografías -From de tip of the toes to the top of the hose en 1995 y Legs that dance to Elmer's tunes en 1997-. Sus trabajos han figurado en exposiciones colectivas como la dedicada recientemente a la Colección Taschen en el Museo Reina Sofía de Madrid (2004/2005).