Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La historia de Suzie Marlango

El trío actuará el 24 de enero en Madrid, el 29 en San Sebastián y el 1 de febrero en Barcelona

Leonor Watling nació el mismo año en que Tom Waits publicaba su directo Nighthawks at the Diner, aunque no sería hasta 1979 cuando Waits cantase el tema que diese nombre a la futura banda de la actriz de Hable con ella. Leonor Watling tenía cuatro años y la canción hablaba de Suzie Marlango, una chica de jersey de angora que volvía loco a Waits en Nueva Orleáns.

Siendo niña, Leonor aspiraba a ser bailarina, aunque con los años se encaminó al cine. Marchó a Londres a estudiar en el Actors Center, y a su regreso inició una etapa de televisión que desembocó en el cine. Primero se estrenó en Jardines colgantes y luego vino su consagración en La hora de los valientes (1998), de Antonio Mercero y por la que fue candidata al Goya como mejor actriz protagonista.

La actriz reconvertida a cantante lidera un proyecto tan bonito como eficaz. Pero en esta conversión tiene mucha importancia Alejandro Pelayo, pianista cantabro y trotamundo de las teclas. Tras su paso por el Julliard School de Nueva York, Alejandro paseó sus composiciones por locales de Dublín y Madrid. Hasta que se cruzó con Leonor.

El génesis de la historia arranca frente a un piano hace diez años. Ella y Alejandro pusieron las bases de lo que sería su primer trabajo. Luego, el tiempo, los azares y los ratos libres hicieron el resto. En 2002 Óscar Ybarra trasladó su residencia de Nueva York a Madrid, oyó la maqueta y se incorporó a la banda de trompetista. Dos años después salía Marlango, un disco que presentan por España, Portugal y visita el Pabellón de la Expo de Japón, allí vendieron 20.000 copias y fueron recibidos por el primer ministro. Su música tiene la virtud del pincel, se oye, se disfruta y se dibuja. Son sonidos oscuros de local de humo denso y cerveza en el suelo, sonidos que pueden ser la banda sonora de una película de David Lynch o de una novela de Paul Auster. Reminiscencias jazz que les valieron para actual en el festival Jazzlandia

El éxito del grupo camina paralelo a la buena estrella de Leonor como actriz. Y aunque ninguno tiene al grupo como su actividad principal, Óscar por ejemplo toca con Los Coronas y ha producido el último trabajo de Marlango, todos lo reconocen como el lugar en el que disfrutan, su sitio de recreo. Tras despachar 100.000 copias de su primer disco en 2005 presentan Automatic Imperfection. Un trabajo acogido con expectación e interés, tan grato para los oyentes exigentes como exitoso en copias despachadas. El pasado 2007 se publicó The electical morning, su tercer trabajo que ahora presentan en gira española.

"Este disco, por ejemplo, es un disco de momentos, es un disco polaroid", declara Óscar, hay más sonidos y es más experimentado. Han madurado y crecido en el mundo de la música. Se ha perdido el pudor y la inocencia de los primeros trabajos, pero se ha ganado ironía y perspectiva. Si la calle moldea a los buenos futbolistas, la carretera lo hace con los músicos. Y al final sacan tiempo para trabajar, para dar cincuenta conciertos al año, para colaborar con amigos y para grabar temas nuevos. Y todo empezó por la chica del jersey de angora, Suzie Marlango.