Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un Banksy a precio de oro

Se subasta en Internet un mural del misterioso graffitero por 275.000 euros

Un mural del misterioso Banksy, conocido por sus originales grafiti en las calles de Londres, se adjudicó ayer por 208.100 libras (casi 275.000 euros) en una puja por internet, en la que hubo hasta 69 ofertas.

La obra, que puso a la venta un empresario británico del sector audiovisual, está pintada en la pared de una productora en la calle Portobello de la capital británica, por lo que el nuevo propietario deberá extraerla, asumiendo el coste, si se la desea llevar.

El grafiti muestra a un pintor de aire bohemio con una paleta en la mano que escribe con los grandes e irregulares caracteres propios de esas pintadas callejeras la palabra "Banksy".

Una mañana de domingo del pasado septiembre alguien colocó, sin avisar, un andamio junto al muro de la sede de la empresa de Luti Fagbenle. Cuando unas horas más tarde quitaron el andamio, apareció la obra de Banksy. Con indudable vista para el negocio, Fagbenle cubrió con un plástico el grafiti y lo ofreció en internet a través de eBay.

Aunque el artista, que también se hizo famoso al pintar una ventana en el muro ilegal entre Israel y los territorios ocupados, no ha hecho ningún comentario sobre el negocio que supone la venta de ese trabajo, un representante suyo confirmó que es auténtico.

Es muy poco lo que se sabe de Banksy, aunque se cree que nació en 1974 cerca de Bristol (oeste de Inglaterra), ciudad donde comenzó su actividad de grafitero a finales de los ochenta, como parte de un grupo conocido como "DryBreadZ Crew".

Sus "grafiti" son con frecuencia mensajes abiertamente políticos, de carácter anárquico y provocador, con una fuerte carga de humor y subversivos del orden establecido.

Con frecuencia utiliza imágenes icónicas muy conocidas, muchas veces de la propia historia del arte, que manipula para darle un sentido contrario al original.

Su obra ha crecido en popularidad desde que comenzaron a colecconarla famosos del mundo del espectáculo como Brad Pitt o Cristina Aguilera, y Banksy recurrió a otros medios más tradicionales, sin abandonar los grafiti.

En febrero de 2007, la casa de subastas Sotheby's vendió en Londres tres obras de Banksy y, de ellas, la titulada "Bombing Little England" alcanzó el precio más alto pagado hasta entonces por una pieza suya, 102.000 libra (unos 134.650 euros).

En abril de ese mismo año, su obra "Space Girl & Bird" (Muchacha Espacial y Pájaro) marcó otro récord al venderse por 288.000 libras (380.150 euros), veinte veces el precio estimado, en Bonhams, otra casa de subastas de la capital británica.