Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Volver al teatro tras diez años me dio un poco de temor"

El actor argentino Federico Luppi representa en Tenerife la obra de Herbert Morote 'El guía del Hermitage'

Santa Cruz de Tenerife

El actor Federico Luppi, que se encuentra en Santa Cruz de Tenerife para representar la obra El guía del Hermitage, manifestó ayer en una rueda de prensa que volver al teatro después de diez años le causó un poco de temor, ya que "lo que no se utiliza, se pierde". El guía del Hermitage, del peruano Herbert Morote, narra los últimos años de Pavel Filipovich (interpretado por Luppi), un guía que realizó visitas nocturnas y clandestinas por el afamado museo durante el asedio que vivió la ciudad de Leningrado —actual San Petersburgo—, por parte de los nazis, y que se prolongó cerca de 900 días.

Según Luppi, en esta obra se representa un mundo imaginario donde "dos inútiles desde el punto de vista bélico", uno por ser mayor y el otro minusválido, optan por vivir y realizar visitas en el museo en una guerra donde se ha perdido todo.

Lo interesante de la obra es que "no es al uso", es decir que aborda comportamientos sociales poco reales y utópicos que recogen un mensaje puramente voluntarista, indicó el actor argentino.

Su compañero de reparto Manuel Callau, que da vida a Igor, manifestó que no sabe "contar las situaciones tan bien como Luppi, pero sí representarlas", y añadió que desde un principio ambos vieron que era una obra necesaria, lo que ha quedado patente con el éxito que ha tenido en las ciudades en que se ha representado.

A la pregunta de si los espectadores acuden al teatro a ver comedias y no dramas, Callau argumentó que puede que la gente vaya en busca de humor para desconectar, pero que también hay comedias que son aburridas.

Federico Luppi afirmó que como espectador era un "consumidor compulsivo del humor", pero que rechaza y considera fachista el humor escapista que por medio de groserías busca reirse de los demás.

Callau adelantó que tras las representaciones en España se baraja la posibilidad de llevar la obra a otros países, y Argentina "es el que suena con mayor fuerza porque creemos que es necesaria su representación allí".