Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rosa Regás dimite como directora de la Biblioteca Nacional

La escritora alega "falta de confianza" del ministro de Cultura, César Antonio Molina

La escritora Rosa Regás ha presentado hoy su dimisión irrevocable como directora de la Biblioteca Nacional alegando la "total falta de confianza" del ministro de Cultura, César Antonio Molina. Regás, que ocupaba el cargo desde 2004, ha comunicado al ministro su decisión esta mañana por carta.

Según la escritora, Molina le dijo en una reunión que mantuvieron el pasado viernes que durante sus más de tres años de gestión al frente de la Biblioteca Nacional "no había hecho nada". "Me quedé boquiabierta", ha contado Regás a la Cadena SER.

"A la vista de esa afirmación, que supone una total falta de confianza, he tomado la decisión de presentar mi dimisión", ha explicado la escritora.

Rosa Regás (Barcelona, 1933) ha señalado que tenía "un compromiso de cuatro años con el Gobierno socialista" que, "desgraciadamente" no podría continuar, pese a tener "muchos proyectos" en marcha en la Biblioteca Nacional.

"Pero, puesto que mi carrera no es administrativa, no tiene sentido que permanezca en este puesto si no tengo la confianza del ministro", ha recalcado la escritora.

En las próximas semanas, César Antonio Molina llevará ante el Consejo de Ministros el nombramiento del nuevo director de la Biblioteca Nacional.

Regás ha precisado que la entrevista del pasado viernes con César Antonio Molina ha sido "la única" que ha mantenido con el titular de Cultura desde que este fue nombrado ministro en julio.

"No tengo interés en seguir en este puesto si no cuento la confianza del ministro. Y nunca dije que me iría, como se ha publicado. Es más César Antonio Molina es buen amigo mío y, por lo tanto, nunca dije algo así, pero estoy acostumbrada a que manipulen mis palabras. En cualquier caso me siento feliz y contenta", ha manifestado la escritora.

"No tiene nada que ver" con el robo de los mapamundi

La propia Rosa Regás ha confirmado que su dimisión "no tiene nada que ver" con el robo de dos mapamundi de dos volúmenes de la Cosmografía de Ptolomeo en la sede de la Biblioteca Nacional en Madrid. La sustracción de estos mapas, incluidos en sendos incunables de 1482, se hizo pública la semana pasada y, pese a su repentina dimisión, Regás continuaba hoy con su trabajo habitual, por lo que esta misma mañana se ha reunido con el responsable de la Guardia Civil que se encarga de investigar el robo de los mapamundi. Este responsable del instituto armado, encargado de la persecución de los delitos contra el patrimonio cultural, le pidió a Regás que no se diera ninguna información sobre este caso para no entorpecer la investigación en curso.

El ministro de Cultura, César Antonio Molina, también sigue con atención el robo y hoy visitó la Biblioteca Nacional para conocer de primera mano los detalles del suceso. En la institución cultural se encontró con Rosa Regás, aunque fuentes del ministerio han asegurado que Molina y Regás sólo han tratado asuntos relativos al robo.

Los ejemplares de los que se sustrajeron los mapamundi se guardan en la Sala Cervantes, a la cual sólo pueden acceder los usuarios que poseen el carnet de investigador. De dicha edición de la Cosmografía se conservan actualmente cerca de 120 ejemplares en las más importantes bibliotecas del mundo.

Más información