Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calzones isabelinos a precio de saldo

La Royal Shakespeare Company pone a la venta 4.000 prendas de su vestuario de alquiler

Calzones isabelinos, túnicas romanas, corsés y mantillas y máscaras animales. 4.000 prendas a precio de saldo. La Royal Shakespeare Company necesita aliviar sus armarios y ha decidido vender lo que le sobra y crear espacio para acomodar los vestidos de sus últimas producciones. La ropa, con precios desde dos euros, pertenece al vestuario de alquiler de la compañía y no a la colección propiamente dicha de la Royal.

Algunas de esas piezas de la enorme colección de vestidos de época, que van desde imitaciones de túnicas romanas hasta calzones isabelinos, podrán adquirirse a precios de saldo, informa hoy el diario "The Independent".

Entre las piezas que se pondrán a la venta figuran las utilizadas por la Bruja Blanca en la producción de 1998 de "The Lion, the Witch and the Wardrobe", o las máscaras de lobo de "La Bella y la Bestia".

Asimismo se venderán muchos accesorios de la producción de "Merry Wives, the Musical", musical montado el pasado diciembre y en el que trabajaron, entre otros, Judi Dench y Alistair McGowan.

El vestuario de la compañía inglesa contiene más de 40.000 piezas, y, según sus responsables, con la proyectada venta, la primera en seis años, se creará espacio para acomodar los vestidos utilizados en sus últimas producciones.

Según declaró al periódico Sara Aspley, "se pondrán a la venta prendas de todo tipo, incluidas las que han vestido artistas asociados a la compañía, a menudo al comienzo de sus carreras, así como piezas únicas".

"Muchas de ellas se pondrán a la venta a sólo dos libras (tres euros), con lo que esperamos que la gente aproveche la oportunidad de adquirir un poco de historia del teatro", agrega Aspley.

El departamento de alquiler es distinto de la colección propiamente dicha de la Royal, creada a finales del siglo XIV y en la que se conservan para la posteridad los vestidos que han llevado en algún momento sus actores y actrices más famosos.

Entre esas prendas figuran el traje que vistió Laurence Olivier en la producción de Macbeth de 1955 o el vestido de lady Macbeth que lució ese mismo año Vivien Leith, o el traje de Romeo que llevó David Tennant en el 2000.

La venta de las piezas del vestuario de alquiler se llevará acabo en Stratford-upon-Avon, ciudad natal de Shakespeare, los próximos días 28 y 29 de septiembre.