Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Calixto Bieito reinterpreta a Esquilo en Mérida

El director estrena en Mérida una adaptación de 'Los Persas', situada en el Afganistán actual

La adaptación de Los Persas, de Calixto Bieito, que se estrenó anoche en el Festival de Teatro de Mérida mostró al público la crueldad de la guerra en la piel de una mujer con vocación militar y el lamento de un padre que teme por la pérdida de su hija entregada a la patria española.

La tragedia, basada en la obra de Esquilo, conmocionó a las cerca de 1.500 personas que, desde las gradas del teatro, pudieron observar el desconcierto de una soldado, Jerjes (Natalia Dicenta), que se marcha a Afganistán en una misión de paz, pero se encuentra con el horror de una guerra.

En clave actual

La puesta en escena del montaje contrasta en el tiempo con el marco del Teatro Romano, pero no en el espacio, ya que, como las guerras, las paredes del teatro también tienen mucha historia y han visto numerosas muertes. Sobre el escenario de tierra había vehículos calcinados que mostraban un lugar arrasado, y sobre el mismo los actores interpretaban su papel, así como el réquiem y canciones de rock que sonaban en directo durante el montaje y conmocionaban a los espectadores también por la calidad de las voces.

El espectáculo comienza con la canción Soy el novio de la muerte, con la que se presentan los soldados orgullosos de servir al ejército de España, entre ellos Jerjes, la protagonista de la historia, una soldado interpretada por Natalia Dicenta. Jerjes había perdido a su madre, pero tenía un fuerte vínculo con su padre, Darío (Roberto Quintana), hasta que ella comenzó a refugiarse en la bandera española y decidió hacer de la defensa de su país su profesión.

Para esta soldado, como para el resto de los compañeros de la misión, estar en un conflicto bélico era lo que más les llenaba de orgullo y así lo demostraron cuando llegaron a Afganistán, donde tenían la sensación de ser "imprescindibles" para lograr la paz e imponer la democracia. Sin embargo, cuando se encuentran con las atrocidades de la guerra, a veces deliran y recuerdan lo que han dejado en España, pero enseguida se autoconvencen de que la misión es lo que mayor placer les puede dar.

Satisfacción de Bieito

Sus monólogos son capaces de sacudir al público, unas veces por el vocabulario banal y agresivo que utilizan y otras por lo real de sus discursos. El polémico director de Los Persas quiso hacer una obra con la que emocionar y sacudir al público pero también ha conseguido hacer reflexionar al público sobre el porqué de las guerras, las atrocidades del ser humano y el dolor por la pérdida de un ser querido.

Tras el estreno, Bieito explicó que ha tenido una "buena" impresión de la obra, y aseguró que ha hecho el espectáculo que quería hacer. Por su parte, Dicenta dijo que ha sentido "muy buena vibración" con el espectáculo, incluso por las polémicas, porque eso significa que "las conciencias se mueven y cada persona reacciona con lo que ve", añadió.

La obra, que ha sido coproducida por el equipo de Focus y el Festival de Teatro Clásico de Mérida, estará en cartel del 27 al 5 de agosto.