Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de la mitad de los españoles cree que el cine español es mediocre, según un estudio

Los encuestados prefieren las películas estadounidenses porque acuden a las salas "a divertirse"

Más de la mitad de los españoles califica de "mediocre o poco interesante" el cine español, según un análisis sociológico que ha realizado el Instituto de Pensamiento Estratégico de la Universidad Complutense de Madrid a partir de una encuesta de Sigma Dos realizada sobre una muestra de 1.500 personas. A la hora de elegir qué película ir a ver a los cines, los españoles prefieren el cine procedente de EE UU, en detrimento del español, porque asisten a las salas "a divertirse".

Esta encuesta, hecha entre el 9 y el 16 de bril de 2007, ha sido presentada junto con sus conclusiones hoy en Madrid por los profesores de la facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense, Timoteo Álvarez y Emilio García Fernández, que han afirmado que recoge "los intereses de los no representados en el Proyecto de la Ley de Cine: las personas que van al cine".

Según este estudio, el cine que más gusta al 66% de los españoles es el estadounidense, y la razón principal por la que el cine español no gusta es su temática, con un 43%, mientras que el 30% aduce otras razones.

A pesar de que el 56% de los encuestados afirma que acepta "de buen grado" ver cine español, un 47% considera que es un cine "para minorías" y sólo el 26% cita títulos españoles entre las últimas diez películas vistas.

Los resultados recogidos por Sigma Dos apuntan también que son los jóvenes entre 18 y 29 años con estudios medios o superiores e ingresos altos los que más acuden al cine y quienes, además, muestran una mayor preferencia por el cine norteamericano, mientras que los de menor grado de formación y poder adquisitivo se inclinan por el español.

Finalmente, un 69% de los encuestados querría ser consultado a propósito de las subvenciones a los productores por parte del Gobierno, de los cuales un 35% las rechaza totalmente.