Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un grupo de personas interrumpe la lectura del Quijote para protestar por el canon a las bibliotecas

Un grupo de una decena de jóvenes ha interrumpido hoy la lectura continuada del Quijote en el Círculo de Bellas Artes para protestar contra el pago de un canon por el préstamo de libros. La protesta comenzó cuando el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, había finalizado su intervención en la lectura, que había iniciado el Premio Cervantes 2006, Antonio Gamoneda.

Los jóvenes, que se hallaban sentados entre el público de la sala, han hecho una breve declaración en la que han denunciado que "en nombre de la propiedad se está llevando a cabo un pago que va en contra del ejercicio del derecho a la educación y a la lectura reconocido por la Constitución".

"Pretender cobrar cada vez que alguien presta un libro es un acto de piratería", dijo uno de los jóvenes del grupo al concluir la declaración, que fue aplaudida por los asistentes.

Tras esta intervención, la lectura del Quijote ha proseguido con el presidente del Círculo de Bellas Artes, Juan Miguel Hernández de León, tal y como estaba previsto en el programa.

La Plataforma Contra el Préstamo de Pago en Bibliotecas ha llevado a cabo estos días una serie de protestas por el pago a las sociedades de autores y editoriales de un canon compensatorio de 0,20 euros por libro prestado, y ayer reunió a varios cientos de personas en un abrazo colectivo en torno a la sede de la Biblioteca Nacional.

Este canon, impuesto por la directiva comunitaria, está recogido en la Ley del Libro, que se encuentra actualmente pendiente de su aprobación en el Senado.

La lectura del Quijote, que el Círculo de Bellas Artes acoge por undécimo año consecutivo, proseguirá hasta el miércoles y hoy cuenta con la participación de los ministros de Cultura, Justicia y Asuntos Exteriores, los presidentes del Congreso y del Senado, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, así como los directores de la Real Academia Española y del Instituto Cervantes.